• 1

|Turismo de aventura|
| 24 JUN 2018, 12:00 AM

Una aventura por el sur y por el norte

15 ciudades recorridas en una ruta solo para los más arriesgados

20180624 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. Desde el sol ardiente de Azua a la zona boscosa de la Cordillera Central, pasando por la fría Constanza, llegar a la “tierra de las flores”, Jarabacoa, hasta amanecer frente a una deslumbrante playa de la península de Samaná, es verdaderamente un viaje para atrevidos.

Tres días fueron suficientes para descubrirlo. Un grupo de ocoeños se embarcó en una ruta de amistad y aventura; salida que se convirtió en el “Segundo rally El Pinar 2018”, donde se recorrieron 15 ciudades enclavadas en el sur y la línea nordeste de la isla hasta terminar en el escenario paradisíaco de Playa Rincón.

El rally se desarrolló en un carreteo de 45 vehículos debidamente enumerados y casi 200 personas. En un récord de 853 kilómetros se visitaron San José de Ocoa, Azua, Las Yayas, Padre Las Casas, Constanza, Jarabacoa, La Vega, Moca, Gaspar Hernández, Río San Juan, Nagua, Sánchez, Samaná y Santo Domingo.

Si decides realizar esta escapada, debes tener en cuenta cuatro cosas: andar en vehículos todoterreno (4x4), saber conducir entre montañas, cuidar el medioambiente y ¡sacar toda tu adrenalina!

Encantos en el sur

La ruta inicia desde muy temprano por el cruce de San José de Ocoa camino a la provincia de Azua. Estos viajes tienen la salvedad de que, debido a la cantidad de vehículos, la regla es que todos vayan en un solo carril,enumerados de menor a mayor, respetando el lugar del otro. Si un grupo se retrasa, deben detenerse en la orilla a esperarlos.

Por el camino sureño se divisan las montañas con una mezcla de verde y marrón, algo distintivo en todo el sur. El calor picante es motivo para pararse en el parque central de Padre Las Casas. Grande, limpio y acondicionado, de los mejores parques que verás en el sur. Hasta ahí, la verdadera aventura no había iniciado. Solo bastó subir.

Los aventureros decidieron penetrar la cordillera Central para cruzar hasta Constanza en un trayecto de 62 kilómetros y cuatro horas (en teoría) que se convirtieron en 11, puesto que algunos vehículos se averiaron. Se conocieron poblados donde la energía eléctrica y la señal telefónica son cosas del futuro. La mayoría dispone de paneles solares. El difícil y pedregoso trayecto no despejó la incomparable vista de los parques nacionales, los pinos, los valles, riachuelos y el refrescante clima. Vale la pena. Ahí se cruza un estrecho puente que divide literalmente a Azua de Constanza en el paraje Las Pailas del Quesillo.

En Constanza puedes comer en el restaurante Moncarlo. El descanso para algunos fue en el río La Confluencia, en el hermoso pueblo de Jarabacoa junto a las tiendas de campaña. Otros se decidieron por los hoteles porque la variedad abunda: el hotel Gran Jimenoa, el Hostal Montaña y la villa Brisa de los Alpes.

El segundo día la parada más larga fue en Río San Juan, justo en la laguna Gri Gri y la playa Caletón. Una elección es almorzar en el restaurante La Casita, con vista completa a la laguna.

La ruta que le dio una larga vuelta al mapa culminó en la península. El grupo se dispuso a abrir sus ‘casitas’ frente a Playa Rincón con música, una fogata, camaradería y una cena criolla. Otra opción es dormir en Aventura Rincón Ecolodge.

Por la mañana, el primer chapuzón fue en la playa. Las horas corrieron entre momentos y fotografías porque nadie quería salir de ese pequeño lugar de ensueño de nuestra isla.

Image
Experiencia en las montañas
Experiencia en las montañas

La palabra ‘aventura’ se quedó corta en la ruta de Padre Las Casas a Constanza tras cruzarle ‘medio a medio’ a la Cordillera Central. El camino fue el responsable de esa experiencia que todos recordarán de por vida. Y es que, la pendiente era igual de alta, difícil, resbalosa y pedregosa para subir como lo era para bajar. Eso significa que hasta los vehículos de último modelo iban forzados. Algo que siempre ayudará en un viaje de esta magnitud es el estado del tiempo. Si no llueve la travesía será relativamente perfecta. Si cae la lluvia en esas montañas será difícil salir en tiempo récord de esa ‘carretera’ puesto que es un mal llamado camino vecinal.

En el viaje aparece la conocida “loma del diablo” donde se quedan muchos vehículos, nombrada así por los pocos moradores que se observan en el camino en desgastados motores que se dirigen a Azua o para algunos parajes escondidos en la montaña.

“Todavía quedan unos 40 minutos si no se detienen. Aún falta otra subida fuerte, pero después de ahí, el camino estará mejor, más llano”, dijo en modo de consuelo un campesino que vio la cantidad de vehículos transitando durante horas.

En el paraje Las Pailas del Quesillo y tras cruzar un pequeño puente, se puede ver, tal y como en el satélite de Google Maps la línea divisoria de Azua y Constanza. Otro habitante de la zona, propietario del colmado que está a unos cuantos metros del puente, al preguntarle de qué lado pertenece, respondió: “Pertenecemos a Constanza, aunque estemos tan alejados. Pero nosotros somos de la montaña; solo bajamos hasta allá para abastecernos”.

Esa anécdota dejó ver cuán distantes y abandonados se encuentran esos habitantes de las montañas, quienes por años están reclamando el arreglo de la carretera que comunica la ruta Padre Las Casas- Constanza.

Aventureros
Aventureros

Este es el segundo rally que realiza un grupo de comunitarios del distrito municipal El Pinar y de otras zonas de la provincia de San José de Ocoa, además de residentes en la capital, con el objetivo de conocer nuestro país y fomentar la fraternidad entre la comunidad ocoeña.

El primer rally se desarrolló para la zona fronteriza y contó con una masiva asistencia. Del equipo organizador y de manera desinteresada lo integran: Ambioris Rossis, alcalde de El Pinar, César Pujols, Caonex Pujols, Garis Pujols, Franklin Pujols, entre otros comunitarios.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese