El vil metal

Las redes sociales suelen ser diana de las críticas siempre que se menciona la corrección en el lenguaje, pero, como en cualquier plaza pública, el problema no está en la plaza, sino en los que vociferamos en ella.

Hoy vamos a romper una lanza por las redes y por los que las usan como herramienta de expresión, de expresión correcta se entiende. Nuestras Fundéus, la de allá y la criolla, se han puesto manos a la obra de jugar con la riqueza de la lengua española utilizando Twitter y Facebook: «Dime qué palabras utilizas y te diré de qué país eres». Cada semana nos proponen que compartamos sinónimos a partir de un tema concreto con la etiqueta (que no el horrendo *hashtag): #yolollamo.

Se trata de jugar con el idioma, de hacernos tomar conciencia de que hablantes de español somos muchos, repartidos por todo el mundo, y de que llevamos nuestras árganas (alforjas, talegas, serones, macutos) rebosantes de palabras.

La semana pasada estuvimos hablando de algo que nos preocupa a casi todos: el dinero. Después de pasar un buen rato con algunas aportaciones, no pude resistir la tentación del diccionario. Sí, sí, ya sé que esto mío con el diccionario pasa de castaño oscuro. El Diccionario de americanismos de las Academias de la Lengua Española incluye un índice de sinónimos de toda América; en él me entretuve en contar los que se relacionan con el vil metal y, aunque llegué a ver animitas, conté casi 250 sinónimos, entre ellos algunos de los nuestros: cuartos, cheles, rayas, tablas, maracas, tululúses, tolete. Y eso que no busqué las expresiones para referirnos a la falta de dinero. Ahí sí que hay.

@Letra_zeta

Envíe sus preguntas y/o comentarios a la Academia Dominicana de la Lengua consultas@academia.org.do

20170704 https://www.diariolibre.com

+ Leídas