Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Educación
Educación

Habitantes del diccionario

Expandir imagen
Habitantes del diccionario

Los nombres propios no se quejan de su escaso protagonismo en el diccionario. Saben que se lo tienen merecido por dedicarse solo a individuos particulares y por carecer de significado léxico. No obstante, las entradas del Diccionario del español dominicano están plagadas de personajes.

Desconocemos (al menos yo) quién fue Cuca, pero sabemos que algo pasado de moda es de cuando Cuca bailaba. Tampoco nos han presentado nunca a Blas (al menos a mí), y, sin embargo, nos acordamos de él cuando alguien desaparece en cuanto se termina la comida: como Blas, ya comiste, ya te vas. No sé si tienen el gusto de conocer personalmente a Linda, pero, si no ven a Linda, puede significar que no han conseguido algo que está en juego, que no han comido o que no han mantenido relaciones sexuales.

A Adán lo conocemos casi todos, aunque no personalmente, y su nombre aparece en la manzana de Adán, la nuez del cuello de los hombres. También la flora y la fauna hacen gala de sus antropónimos; recuerden, si no, la sangre de Cristo o el san Antonio, un pequeño insecto de color verde intenso con manchitas amarillas. No conviene olvidar que, en el español dominicano, el término san Antonio (o sanantonio) se refiere también a una palabra malsonante, ofensiva o soez.

He reservado para el final mis preferidas, dos locuciones con nombres de personajes históricos. Si has perdido tus posibilidades de lograr algo, estás preso por la guardia de Mon, hipocorístico de Ramón Cáceres, presidente de la República Dominicana a principios del siglo XX. Si estás muy perdido, literal o metafóricamente, estás más perdido que el hijo de Lindbergh; cruel, pero expresiva. Ya conocen a algunos de los personajes y personajillos que pueblan nuestro diccionario.

TEMAS -

María José Rincón González, filóloga y lexicógrafa. Apasionada de las palabras, también desde la letra Zeta de la Academia Dominicana de la Lengua.