Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Educación
Educación

La urdimbre de las palabras

Expandir imagen
La urdimbre de las palabras

La lectura del extraordinario ensayo El infinito en un junco de Irene Vallejo, entre otras cosas, me ha hecho prestar atención a la hermosa relación que existe entre la expresión lingüística y el tejido; y no solo en su concepción, sino también en las palabras que usamos para referirnos a ellos. En su extraordinario recorrido por la historia del libro en el mundo clásico, Vallejo se esmera en ponernos delante de los ojos el papel que las mujeres han tenido a lo largo de la historia en la creación y la transmisión de los relatos. Y lo hace recurriendo a un puñado de palabras que en la historia de nuestra lengua han servido como metáforas populares de la literatura, palabras propias de la labor tradicional de las tejedoras que han pasado a utilizarse para referirse al lenguaje. Irene Vallejo confiesa que no sabe tejer ni bordar; yo, que sí lo hago, me sentí fascinada por la referencia a la forma que tienen de entretejerse la literatura y la aguja. Como bien nos recuerda Vallejo, textos y tejidos comparten la trama, el nudo, el hilo, el desenlace. Nos devanamos los sesos, urdimos un argumento, hilamos ideas y expresiones. A mí, como a Irene Vallejo, «me fascina la delicada urdimbre de las palabras» y me atraen y me entusiasman las obras de los que hacen que estas lleguen a nosotros a pesar del tiempo y de su labor destructora. Cuando vivimos momentos convulsos en los que hay que proteger los libros y las bibliotecas del fanatismo y la ignorancia, recomiendo fervorosamente la lectura de El infinito en un junco a aquellos que se interesan por conocer con cercanía que no renuncia al rigor cómo las palabras escritas logran superar el tiempo y su destrucción.

TEMAS -

María José Rincón González, filóloga y lexicógrafa. Apasionada de las palabras, también desde la letra Zeta de la Academia Dominicana de la Lengua.