Refajo lingüístico

Existe ese tipo de hablantes que cree subir de «categoría lingüística» cuando enredan su forma de hablar o de escribir; son esos que gustan, por ejemplo, de usar a diestro y siniestro (o a diestra y siniestra, que también es posible) el pronombre relativo el cual. Parece que les suena mucho más «refinado» que el humilde que. Lo que pone en evidencia a estos hablantes es que estos pronombres no son siempre intercambiables.

El relativo que es el de uso más general en nuestra lengua; cual solo se usa formando parte de un relativo complejo (el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales) y cuando existe en la oración un antecedente expreso al que se refiere. Por ejemplo, podemos decir El que lee nunca está solo, pero no *El cual lee nunca está solo.

Estos pronombres relativos forman oraciones que funcionan como adjetivos y que, como estos, pueden ser especificativas o explicativas. En las oraciones relativas explicativas podemos elegir el que más nos guste: Me regaló un libro antiguo, que había pertenecido a su madre / Me regaló un libro antiguo, el cual había pertenecido a su madre. Fíjense que, las oraciones relativas explicativas van separadas por una coma (de la misma forma que los adjetivos explicativos).

Sin embargo, si la oración relativa es especificativa, tenemos que ir con más cuidado; el relativo cual no se lleva demasiado bien con ellas: Uso mucho el diccionario que me regalaste pero nunca *Uso mucho el diccionario el cual me regalaste. Este tipo de oraciones solo admiten el relativo cual si va precedido por una preposición: He consultado el diccionario del cual me hablaste.

Es un simple detalle gramatical que conviene tener en cuenta si no queremos que se nos vea el refajo.

consultas@academia.org.do

20170131 http://www.diariolibre.com

+ Leídas