|Festival de Cannes|
| 19 MAY 2017, 9:52 AM

Cannes y el desamor de Andrei Zviagintsev


20170519 https://www.diariolibre.com
Cannes y el desamor de Andrei Zviagintsev
Zviatgintsev, ayer en Cannes

CANNES. Detrás de un niño que llora a gritos, casi siempre hay una malcriadez. Detrás de un niño que llora callado, y aguanta el grito detrás de la puerta del baño, donde ha escuchado a sus padres que se divorcian, pelear por quien se lo debe llevar consigo -llévatelo tú, no, llévatelo tú-... hay una tragedia de dimensiones catastróficas. Ya no existe familia.

Andrei Zviagintsev es uno de los más respetados cineastas rusos de la actualidad, sobre todo por la profundidad intelectual de sus planteamientos y por el virtuosismo para mostrar en pantalla argumentos irrefutables de qué cosa es el buen cine . Después de Leviathan, una película que le trajo serio problemas con el gobierno ruso, especialmente con Putin, por la desnudez mostrada de la Rusia profunda con sus mafias políticas de ahora -que son las mismas que las de antes-, solo que sin pañoleta roja; tocaba una historia más humana, donde los brillos antiguos de los espejos del alma se trastocaran en vidrio molido (así son el amor y el desamor), y las escabrosas capas del rencor, el odio, la incomunicación y la superficialidad, afloren con todas sus fuerzas.

Se trata del proceso de divorcio entre un padre bonachón, enamorado de una joven que espera un hijo suyo; una madre que repite su propia historia de desamor de su madre con ella, en su propio hijo, y que solo está atenta a los mensajes del celular, y un niño que no sabe cómo manejar todo aquello que ocurre a su alrededor, y que reacciona como a veces reaccionan muchos niños olvidados por sus padres, huir.

Las excelentes actuaciones, la fotografía, los ambientes y las tensiones que es capaz de mostrar Zviagintsev con esta película, no se opacan sin embargo con la inclusión de tonalidades de la realidad del país, cuando todo eso es más ocasional que la nieve húmeda que cae en determinado momento. La película debió quedar justo cuando están desempapelando el apartamento del cual la familia se muda. Para quien suscribe, Desamor es desde ya fuerte candidata a la Palma de Oro.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese