Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Semana Santa
Semana Santa

5 tips para cuidar mis finanzas personales en Semana Santa

Sugerencias financieras para no sacrificar tu plan de diversión en la Semana Mayor

Expandir imagen
5 tips para cuidar mis finanzas personales en Semana Santa
Esta Semana Santa puedes divertirte más si tomas decisiones racionalmente. (LUIGGY MORALES)

La diversión puede llevar a gastos desproporcionados. Sacarle la mayor alegría a nuestro dinero debe ser el objetivo. Claro, sin comprometer el ingreso futuro.

-Pero Diego Sosa, ¿cómo me pides restricciones en un momento tan difícil? -me dijo un amigo hace unos días.

Hablábamos de la inflación existente y de la que vendrá. Caímos en el tema de la festividad de la semana santa y me contó que será el escape mental que tendrá. Cuando le dije que cuidara cada centavo me lanzó una mirada fulminante.

Le expliqué que podía divertirse más si tomaba decisiones racionalmente.

-Dame la fórmula -me retó.

-Presupuesta, usa la creatividad, mide las consecuencias, ponte un límite y no pierdas lo más por lo menos.

Miró arriba a la izquierda tratando de organizar mis sugerencias para poder llevar a cabo la fórmula sin sacrificar su plan de diversión.

-Dame más detalles -me dijo ladeando la cabeza y con el ceño fruncido.

-Vamos por partes, decía Jack el destripador.

1. Presupuesta: Toma una hoja, si es de cálculo mucho mejor. Pon primero el dinero con que viene de una cuentas. Solo el que puedes asignar. Si usarás parte de tu cobro futuro lo puedes sumar. Como gastos con tarjeta de crédito que pagarás con el ingreso del mes próximo. Debajo, comienza a colocar todo lo que vas a gastar. Renglón por renglón. Y el último es el más importante, el 20% del monto que asignaste. Sí, por más que saques números los gastos subirán. Debes protegerte con ese monto para no descuadrar tu resto de año.

2. Usa la creatividad: Es hora de ver cómo sustituir renglones. Es que lo más seguro ya estás con un descuadre. Los gastos son más que el disponible. Cambia restaurante por cocina. Tipo de bebidas. Modificar las cantidades quizá no es asertivo, porque si faltara estando en el lugar, saldrían a comprar. Por otro lado, puedes ver más fuentes de capital, como que otros participantes pongan dinero, hijos con trabajo, visitas, etc.

3. Mide las consecuencias: ¿Qué pasaría con tu presupuesto del próximo mes si no te llevas de tu plan? ¿Tendrías que financiar la tarjeta de crédito? ¿No podrás pagar otras necesidades que se presentarán? Con este tipo de preguntas podrás entrar en la realidad que tienes y ajustar tu plan de manera racional.

4. Ponte un límite: Por más que te lo diga, al momento de estar en la diversión, si necesitas pasarte en la contentura, quizá lo hagas. Para eso debes decidir ahora cuál será el límite que no puedes pasar. Te lo aseguro, de ser necesario tendrás que usarlo. Aunque mi recomendación es que no te pases de lo que planifiques para que no tengas que arrepentirte. La frase “un gustazo, un trancazo” en lo financiero no se dimensiona en su debido alcance. Te lo explico en el próximo tip.

5. No pierdas lo más por lo menos: Una gran parte de las personas que asesoro para salir de deudas no saben dónde comenzó todo su inconveniente. Cuando revisamos, por lo general viene de una consolidación de deudas, de tarjetas de crédito con algún otro préstamo. El que a su vez viene de otra consolidación igual. En ocasiones este ciclo se repite dos y tres veces más. Un primer desliz con gastos con tarjetas de crédito por encima de lo que puedo hacerle frente me lleva a pagar intereses que no adquieren nada. Eso es el inicio de una bola de nieve. Es que mi ingreso del próximo mes no alcanzaría para los gastos comunes y ahora tengo que agregarle otro. Entonces, cuando sé que necesitaré un importante volumen en la tarjeta, la pago con un préstamo de consumo. Vuelvo a pasarme en la tarjeta y etc. Perdiendo lo más por lo menos.

No le pedía a mi amigo que no se divierta, sino que le saque el máximo a su dinero disponible. Algunos piensan que quiero restringirlos, lo que deseo en realidad es que no se restrinjan… ni en el momento, ni en el futuro. Que cada centavo no se convierta en pago de intereses de deudas no productivas, sino en calidad de vida.

Feliz Semana Mayor.

TEMAS -

Conferencista, consultor, coach y escritor con 20 libros publicados. Dirigió por 10 años una de las empresas del Grupo Siemens en Argentina, Brasil y Alemania.