Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Mis relaciones no duran

Vínculos paternos afectan sus relaciones personales

Pregunta: Hola Dra. Simó, soy un hombre de 32 años que por más que intento ninguna de mis relaciones dura más de 6 meses. He intentado ver dónde está el fallo y la ultima de mis novias me dijo que el tema es que realmente no me comprometo y creo que es la verdad, a pesar de ser fiel, cariñoso y atento creo que mi forma de ser va muy de la mano con mi crianza, pues soy el hijo mayor de un matrimonio fallido donde asumí el rol de mi padre a muy temprana edad y pienso que aún tengo dicho rol. Mi mamá me llama para cualquier cosa de mis hermanos menores y de ella misma y hasta mi papá que rehizo su vida con otra mujer con la que tuvo dos hijos, este me llama para que yo asuma responsabilidades que he entendido con el tiempo le corresponden a él, como a mi mamá le corresponden con relación a mis otros hermanos.

Respuesta: ¡Hola! Ante todo, gracias por escribirme y contarme lo que te está ocurriendo. Si te fijas, la dinámica con tus padres es una falta de límites que careces al no saber expresarles que al igual que tus hermanos te gustaría ser visto como tal y no recibir tanta responsabilidad, que por lo que me cuentas, comenzó cuando aún eras un niño. Esto pasa con cierta frecuencia y más cuando en el divorcio la madre en el manejo del dolor acude a uno de los hijos y de forma inconsciente lo carga con las responsabilidades que solo a los adultos le competen.

Resulta que desde afuera la gente lo ve como el hijo maduro, entregado, responsable y hasta muchos dicen el “que cualquier madre quisiera tener” pero ¿a qué precio? Pues has dejado de vivir para asumir responsabilidades que no eran tuyas y si no aprendes a poner límites lamentablemente no sabrás tener relaciones equitativas con las chicas.

En psicología a esta dinámica que vives la llamamos desatención emocional y es cuando no se recibe suficiente apoyo emocional de un padre o el cuidador y es importante que sepas que no es lo mismo que el abuso emocional.

Lo primero que quiero que sepas es que poner límites no es tan solo decir que No, es mucho más que eso. Es el planteamiento de una posición donde dejemos de regalarnos a los demás pues siempre al final nos sentimos agotados y abrumados. Cuando se ponen límites no hay que gritar ni amenazar, solo es plantear tu posición o tu creencia, aunque el otro no esté de acuerdo con la misma.

Sé que es difícil, pues muchos para no decir todos trataran de boicotear tu posición pero lo importante es ser coherente con lo que dices y con lo que haces, permitido que cada quien lo asuma a su forma y dejar que los días siguientes la persona asimile tu posición.

Es importante que aceptes que muchos pueden ofenderse pero es algo que no puedes evitar, pues es el precio que pagamos por nuestro bienestar.

Un ejemplo de lo que puedes hacer es que cuando uno de tus hermanos te llame para pedirte una opinión le digas que prefieres que llamen a mamá para que ella sea la que opine y lo mismo harás con papá. No será fácil, pero poner límites es el camino más seguro hacia el amor propio.

TEMAS -

Psicóloga, terapeuta sexual, familiar y de pareja, PHD en Sexualidad. Directora del Centro Vida y Familia Ana Simó.