Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Alimentación
Alimentación

Dr. Lucy Marcell: "Hay relación entre una mala alimentación y enfermedades de salud mental"

Cada vez son más las evidencias que demuestran que existe una estrecha relación entre una mala alimentación y el empeoramiento o aparición de enfermedades relacionadas con la salud mental

Expandir imagen
Dr. Lucy Marcell: Hay relación entre una mala alimentación y enfermedades de salud mental
Lucy Marcell Guzmán, nutrióloga clínica. (NELSON PULIDO)

Eres lo que comes. Esa es una famosa frase acuñada por el filósofo alemán Ludwig Feuerbach, empleada generalmente para hacer referencia a cómo la alimentación influye de manera directa en la apariencia física. Sin embargo, ¿sabías que lo que comes también guarda relación con tu salud mental?
“Cada vez son más las evidencias que demuestran que existe una estrecha relación entre una mala alimentación y el empeoramiento o aparición de enfermedades relacionadas a la salud mental, como la ansiedad y la depresión”, explica la doctora Lucy Marcell Guzmán (@dra.lucyguzman), nutrióloga clínica, a quien consultamos para conocer más sobre este tema.

¿Puede nuestra salud mental mejorar o empeorar en función de lo que comemos?
Además del acompañamiento de los profesionales relacionados a la salud mental, hoy en día tenemos evidencia suficiente para sugerir intervenciones dietéticas y la realización de actividades físicas como parte del paquete multidisciplinario guiado a la mejora de las condiciones de vida del paciente, destacando también el impacto positivo de estas intervenciones para reducir el riesgo elevado de enfermedades cardiometabólicas, comunes en personas con enfermedades mentales.

¿Cuáles son las dietas más recomendadas?
Comer de forma inteligente, comidas guiadas a la mejora de nuestra calidad de vida, y cambiar el ‘paradigma alimenticio’ son las claves para iniciar un estilo de vida saludable. Mientras más temprano lo adoptemos, más beneficios obtendremos y aún mejores resultados de forma prolongada, ya que, al avanzar la edad, ciertos nutrientes dejan de ser bien absorbidos, y las necesidades energéticas disminuyen debido al declive de la tasa metabólica basal. Existen tres tipos de dietas que se encuentran íntimamente relacionadas a la mejora de la salud mental, o bien su adopción colabora de forma especial debido a sus características a la prevención de la aparición de enfermedades relacionadas a la salud mental.
Estudios recientes han demostrado que existe un vínculo entre la dieta mediterránea rica en antioxidantes, destacando el consumo de alimentos con Omega-3, Omega-6 y grasas saludables, como pescados y aceite de oliva, así como alimentos de origen vegetal como nueces, granos enteros, legumbres y, por supuesto, el consumo de frutas y verduras, que tienen efectos favorables sobre la salud mental, incluido el rendimiento cognitivo, el estado de ánimo, estrés, reactividad y la neuroinflamación.
La dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), la cual se encuentra centrada en niveles bajos de sodio y alta en frutas, vegetales, granos integrales, lácteos bajos en grasas y proteínas magras como aves y pescados puede tener el doble beneficio vinculada a la protección contra las enfermedades cardiovasculares y ayudar a mejorar el estado de ánimo.
Otra dieta que tiene beneficios relacionados con el retraso del deterioro cognitivo en personas mayores sanas es la dieta MIND, una especie de hibrido de la dieta mediterránea y la dieta DASH que hace énfasis en aquellos alimentos que se consideran saludables para el cerebro, como las verduras y los frutos secos.

¿Y los alimentos que debemos evitar?
Existen cuatro grandes ‘no’ que se deben evitar para mantener un buen ánimo y, en sentido general, iniciar un estilo de vida saludable: no alimentos procesados y ricos en grasas saturadas; no consumir sal de manera excesiva; no consumir dulces y bebidas azucaradas; y no consumir alcohol (o bien limitar su consumo. La dieta mediterránea, por ejemplo, permite el vino con moderación: una copa al día en la mujer y dos copas en el hombre).

¿Cómo podemos lidiar con la tentación y mantenernos alejados de esos alimentos?
Sabemos que no es fácil mantenerse íntegros ante tantas tentaciones, sin embargo, existen algunos consejos que nos pueden ayudar a salir airosos, sin quebrantar nuestro propósito: mantener una buena hidratación, no saltar ninguna comida, consumir frutas y verduras todos los días, optar por meriendas saludables, controlar el consumo de dulces, no abusar del alcohol, elegir bien lo que vas a comer y realizar actividad física.

TEMAS -

Periodista de Revista. Me apasiona escribir sobre salud mental y relaciones de pareja. De no ser periodista, sería psicóloga con un blog.