Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Dr. Miguel Ureña: “Lo que ha logrado el país y el mundo con las vacunas del COVID-19 es de trascendental importancia”

La pandemia del coronavirus ha devuelto, con más fuerza que nunca, el protagonismo y el valor de las vacunas

Expandir imagen
Dr. Miguel Ureña: “Lo que ha logrado el país y el mundo con las vacunas del COVID-19 es de trascendental importancia”
Dr. Miguel Ureña, infectólogo. (PEDRO BAZIL)

La Organización Mundial de la Salud celebra la Semana Mundial de la Inmunización. La pandemia del coronavirus ha devuelto, con más fuerza que nunca, el protagonismo de las vacunas en un mundo sin fronteras que nos hace ser más conscientes del valor de las vacunas para nuestra sociedad.

¿Puede actualizarnos sobre la trascendencia de la vacuna del COVID-19 en la población?
Es un hecho científicamente confirmado que todas las epidemias se detienen o se ralentizan cuando en una población determinada se alcanza la llamada “inmunidad de rebaño”. La inmunidad de rebaño es una meta, no un procedimiento, y se logra cuando un número crítico de la población alcanza un nivel de inmunidad que detiene el contagio de nuevos casos al reducir la población vulnerable. Cada proceso infeccioso logra esta meta de acuerdo con la capacidad de contagio o la tasa de ataque del agente infeccioso en cuestión. En el caso del COVID-19 se ha calculado que la inmunidad de rebaño se puede lograr cuando más del 70% de la población ha logrado una condición de inmunidad.
Lograr esta meta depende de dos mecanismos básicos: primero, inmunidad natural adquirida a través de la infección natural de la enfermedad. Previo al surgimiento de las vacunas, esto se lograba de manera muy lenta y con un alto riesgo de la población, ya que era necesario que una cantidad muy grande de personas se infectaran o se enfermaran. Como es lógico suponer, esta forma de inmunidad tenía un costo social y económico muy alto. Con el advenimiento de las vacunas, este proceso se acorta sustancialmente y se evita que la población se enferme o muera a consecuencia de la infección. Y segundo, inmunidad artificial adquirida a través del proceso de vacunación. Esto permite que en una comunidad determinada se alcance la inmunidad de rebaño sin los riesgos que implica la infección natural de la enfermedad.

¿Qué tantos beneficios han aportado las vacunas del COVID?
Se puede decir que la vacunación contribuyó grandemente a alcanzar la meta de la inmunidad de rebaño en un periodo de tiempo mucho más corto y sin las complicaciones esperadas por la enfermedad natural. En tal sentido, lo que ha logrado el país y el mundo con las vacunas es de trascendental importancia. Cuando se conjugan los dos factores (inmunidad natural adquirida e inmunidad artificial adquirida) se puede lograr en el corto plazo un descenso gradual y sostenido de la aparición de nuevos casos y una reducción sustancial de la mortalidad. Este fenómeno es el que estamos experimentando en este momento en el país.

A dos años de la pandemia, ¿sigue siendo necesaria una cuarta dosis?
La discusión sobre la necesidad de una cuarta dosis continúa siendo un debate científico a nivel mundial. Hasta este momento, la recomendación de una cuarta dosis está limitada a las poblaciones de muy alto riesgo y a las personas que por su condición inmunológica (inmunodeficiencias) podrían no responder a las dosis convencionales ya aprobadas. Es por ello que los países con disponibilidad de vacunas han restringido la aplicación de una cuarta dosis a estas dos poblaciones. 

¿Aplica toda la población para una tercera y cuarta dosis?
La aplicación de una tercera dosis está aprobada en la mayoría de los países para la población general, excluyendo a los niños menores de 12 años y las mujeres embarazadas. Existe un debate científico en este momento sobre la conveniencia de aplicar una tercera dosis a las personas que han sufrido la infección y que ya tienen dos dosis colocadas de cualquier vacuna. Se necesitan más estudios para adoptar una tercera dosis universal y que esta sea una política aprobada por las autoridades de salud de cada país.

¿Cómo ve la vacunación en menores?
En el momento actual las autoridades científicas mundiales apoyan la aplicación de vacunas en menores de 12 años, especialmente con aquellas vacunas con las que tenemos experiencias previas, tales como las vacunas de virus inactivados o que utilizan vehículos virales ya conocidos. La Sinovac / Coronavac son vacunas desarrolladas con una tecnología o plataforma ampliamente conocida por los pediatras de todo el mundo y se consideran muy seguras para su aplicación en niños menores de 12 años e infantes. Es importante recalcar que la infección natural en niños menores de 12 años es un excelente mecanismo de inmunidad colectiva, especialmente en el ambiente escolar. Ha quedado ampliamente demostrado que los niños no sufren las complicaciones más graves o severas del COVID-19. Por lo tanto, es un mecanismo aceptado mundialmente para conseguir inmunidad de rebaño en esa población.

La baja en afectados, ¿obedece al éxito de las vacunas?
Nosotros creemos que la brusca disminución en el número de casos y en la mortalidad asociada al COVID-19 son el resultado conjunto de la inmunidad natural adquirida y de la inmunidad artificial adquirida. En el caso de República Dominicana y en muchos otros países del mundo, la infección por la variante Ómicron ha sido de gran ayuda para alcanzar la meta de la inmunidad de rebaño. Las estadísticas así lo han demostrado.

TEMAS -

Norys Sánchez es periodista. Formó parte del equipo fundador de Revista Rumbo y Diario Libre. Fue editora de la revista Madre Única. Autora del libro La palabra de los sueños, una selección de entrevistas a personalidades del mundo político, económico, diplomático y social del país.