Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Qué es la depresión sonriente y por qué es tan peligrosa

Quienes presentan este trastorno suelen mostrar a los demás lo que se espera de ellos en cada situación

Expandir imagen
Qué es la depresión sonriente y por qué es tan peligrosa
Estas personas pueden aparentar que no tienen un motivo para estar tristes. (SHUTTERSTOCK)

Si hablamos de depresión es muy probable que lo primero que te llegue a la mente sea una persona triste, decaída y sin ánimos de hacer las actividades que antes disfrutaba. Sin embargo, no siempre es el caso: esta también puede esconderse detrás de una sonrisa. 

Un claro ejemplo de ello es el caso de la ex Miss USA Cheslie Kryst. Ella lidiaba con su depresión en secreto, mientras que su perfil de Instagram convencía a cualquier de que tenía la ‘vida perfecta’. Pero la realidad salió a la luz cuando a principios de este año perdió la vida tras lanzarse de un rascacielos. Así como ella, hay muchos en la misma situación.


La psicóloga clínica y de la salud Paola Flaquer define la depresión sonriente como el conjunto de características atípicas de la depresión que describen reactividad del estado de ánimo. Esta se distingue porque el afectado oculta su malestar emocional.

Existen algunos factores que pueden llevar a una persona a ocultar su depresión, como los estigmas sociales que todavía giran en torno a la salud mental, sentir la responsabilidad de proyectar felicidad para que otros estén bien o un alto grado de auto exigencia, que no permite mostrar la vulnerabilidad. 

Las características de la depresión sonriente son diferentes a las que por mucho tiempo se han asociado a esta enfermedad, de ahí que se le conozca también como depresión atípica. Tal y como advierte la profesional, este tipo es mucho más peligroso que el común, pues usualmente no se asocia con un trastorno depresivo, lo cual puede confundir y despistar a los seres queridos al ser más difícil de identificar. 

“En ocasiones, estas personas pueden aparentar que no tienen un motivo para estar tristes. Continúan realizando sus actividades con normalidad, tardan mucho más en buscar ayuda, y pueden tener dificultad para reconocer sus emociones y síntomas”, afirma.  

La sonrisa como máscara

Expandir imagen
Infografía

Quienes presentan este tipo de depresión suelen mostrar a los demás lo que se espera de ellos en cada situación. La sonrisa es su gran mascara detrás de la que ocultan sus altos niveles de tristeza, ya sea porque no son conscientes de su condición, por miedo a ser considerados como ‘débiles’ o para no preocupar a los demás. “Reprimen sus emociones reales mostrando al mundo una sonrisa y aparentando que todo está bien”, puntualiza Flaquer. 

Aunque aclara que las señales varían según la persona, hay algunos signos generales que permiten identificar la depresión atípica en seres queridos o incluso en nosotros mismos, como son aumento claro de la ingesta de alimentos y peso, dormir más de 10 horas diarias entre sueño nocturno y siesta y aun así sentirse cansado y con sueño durante el día, sentir una mejora temporal en el estado de ánimo en respuesta a buenas noticias o acontecimientos positivos y un patrón prolongado de sensibilidad de rechazo interpersonal.

Además, cita que se presenta sensación de pesadez en extremidades durante al menos una hora diaria, susceptibilidad a la crítica y el rechazo que tiene un inicio temprano y que persiste durante la mayor parte de la vida adulta. En cuanto al estado de ánimo, dice que se puede volver eutímico (no triste) incluso durante periodos prolongados, si las circunstancias externas se mantienen favorables. 

¿Qué hacer en caso de identificar estas señales? Si se sospecha de un familiar o persona cercana, en primera instancia aconseja estar pendiente para evitar consecuencias fatales, mientras que si se trata del propio paciente sugiere hablar de lo que siente con alguien que pueda servir de red de apoyo. En ambos casos Flaquer señala que es indispensable buscar ayuda de un profesional de la salud mental.

Luego de evaluar el cuadro, el especialista es quien determinará el plan de tratamiento, aunque por lo general es muy similar al de la depresión mayor. Puede incluir psicoterapia, tratamiento farmacológico y cambios en el estilo de vida.

TEMAS -

Periodista de Revista. Me apasiona escribir sobre salud mental y relaciones de pareja. De no ser periodista, sería psicóloga con un blog.