Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

¿Prefiero no perder que ganar?

La teoría de la “Aversión a la pérdida” dice que mientras más probable es la pérdida menos valor otorgamos a dar el paso

Expandir imagen
¿Prefiero no perder que ganar?
El mundo de las inversiones suele ser complejo. (LUIGGY MORALES)

Generalizar no es lo mejor, pero la realidad es que hay mayorías. Encontré un comportamiento de masas que le llaman “Aversión a las pérdidas”. Considero que puede ser de gran utilidad para analizar si debemos hacer una inversión o no.

Las decisiones son una fortaleza de los humanos. Pensamos y pensamos y al final tomamos uno de los caminos posibles. Algunos creen que no tomar ningún trayecto no es decisión. Le diré que se equivoca, esa también era una de las opciones. Muchas veces la peor, pero una al fin.

La teoría de la “Aversión a la pérdida” dice que mientras más probable es la pérdida menos valor otorgamos a dar el paso. Llega un punto que encontramos el equilibrio y tenemos una decisión compartida. Y claro está que si es inminente la ganancia nos vamos por el lado de la adquisición.

Desde el punto de vista psicológico se ha demostrado que el efecto de perder es el doble más poderoso que el de ganar. Lo que nos hace evitar una opción de pérdida antes que de ganancia.

El mundo de las inversiones suele ser complejo. Cuando podemos perder parte de nuestro capital nos plantean un retorno mayor. Esta acción sube nuestro umbral de valuación, o sea, se hace más apetitoso el producto o la empresa que nos ofrecen. Si es aparentemente seguro que solo ganaremos, el lucro prometido no tiene que ser muy grande, nuestra decisión no será motivada por ello.

"Aunque el humano prefiere no perder que ganar, no dejaré de ganar por miedo a perder"Diego A. SosaConsultor, coach, conferencista y escritor

Debido a que en las inversiones siempre nos mueven el punto subiendo ofertas para que minimicemos el peso del riesgo, las decisiones casi siempre terminan siendo emocionales. Veamos diferentes situaciones para la toma de decisión de cómo y cuándo invertir nuestro capital, buscando hacerla más racional que emocional:

Necesitaremos el dinero en algún momento. La seguridad va antes que la ganancia. Muchos ponen en riesgo su capital porque una institución le ofrece un mayor retorno. Comparan y se les llenan los ojos. Si el capital que arriesgaremos puede representar la vida o la muerte, la cantidad del retorno no será lo vital. Aquí prefiero el dicho que reza: “Menos es más”. Es recomendable buscar inversiones de retorno fijo en instituciones de bajo riesgo. Debemos estar pendientes a movimientos importantes del mercado para cambiarnos de inversión o empresa de ser necesario. Recuerde que perder ese capital puede llevarnos a perder calidad de vida.

Es un capital que no necesitaremos. Muchas veces podemos tomar una parte de lo que tenemos y arriesgarlo. Algunos lo hacen en la lotería o cualquier tipo de apuestas. Prefiero pensar en algún negocio o una inversión de alto riesgo. Sabiendo que si se pierde parcial o totalmente me dolerá sin influir en mi calidad de vida.

Cuando es necesario arriesgar. A muchos se les hace tarde el momento de incrementar su capital. Va llegando el tiempo de retirarse y no se tiene el plan de pensiones que cubra dignamente el retiro. El monto que se tiene debe ser multiplicado para que luego nos aporte lo que faltará de ingreso. Podría dividir la inversión en tres partes: Una que sea a lo seguro. Otra dedicarla a inversiones de alto riesgo. Si sabe o quiere aprender a negociar, dedicar una parte a los negocios.

Antes de invertir en algo piense que debe conocer al respecto. Dentro de poco les pondré a disposición una aplicación para que aprendan todo sobre casi todas las inversiones.

TEMAS -

Conferencista, consultor, coach y escritor con 20 libros publicados. Dirigió por 10 años una de las empresas del Grupo Siemens en Argentina, Brasil y Alemania.