Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Tengo cáncer, y ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

Marcia Gil, sobreviviente de cáncer, cuenta qué pasos debe seguir un paciente desde que es diagnosticado con la enfermedad

“Lamentablemente con el sistema de salud actual de este país es más fácil morirse que luchar por tu vida”. Marcia Gil habla con el corazón y desde una posición privilegiada que le permitió acceder a terapias y medicamentos para luchar contra su enfermedad, primero un cáncer de mama y después de pulmón. “Quizás no soy la más indicada para decirlo, soy la hija de Dios, pero hay tanta gente que no consigue su medicamento, que eso da pena. Tampoco creo que sea culpa del gobierno ni de Salud Pública, el problema está en la burocracia y lo obsoleto del sistema, que te la ponen en china por disparates”, aclara. Todos lo sabemos, enfermarse en este país es muy duro. Con toda su experiencia con médicos, seguros y tratamientos, a Marcia lo que más le llena ahora es compartir su experiencia y ayudar a los demás, por eso no dudó ni un segundo cuando le pedimos que nos diera los pasos que debe seguir un enfermo de cáncer desde que le dan el diagnóstico para simplificar su viacrucis.

1.Seguir las indicaciones de un oncólogo clínico

Expandir imagen
Infografía

“Cuando una persona es diagnosticada, lo primero que sucede es que tu médico te derivará a un oncólogo clínico, en caso de que se determine que hay que dar tratamiento de radioterapia y quimioterapia, antes de hacer alguna cirugía. Y en los casos donde sea posible hacer la cirugía primero, porque el tumor está encapsulado, es pequeño, no hay metástasis, etc, es posible que te puedan operar antes de darte radio o quimioterapia. Ahora, será el médico oncólogo clínico quien determinará el tipo de tratamiento y el medicamento que te va a aplicar y quien te dará seguimiento desde que empieces ese tratamiento”.

2. Informarte bien de la cobertura de tu seguro

Expandir imagen
Infografía

“Siempre es muy duro escuchar: “tienes cáncer, tienes un tumor maligno, un carcinoma..”, sobre todo para quien lo enfrenta por primera vez, o es el primero de una familia. Yo siempre digo que hay muchas campañas, sobre todo en octubre, “tócate, tócate, tócate”, detéctalo a tiempo… Bien, lo detectaste a tiempo, te dieron el cantazo, pero entonces, qué hago, a dónde voy…?”, continua Marcia.

La mayoría de la gente no sabe que dentro de la cobertura de su seguro, de la ARS que le cubre, tiene un millón de pesos destinado al plan catastrófico, es decir para los medicamentos que están dentro del catálogo que la ARS quiere cubrir, o que la ley ha decidido hasta ahora que se cubra.

Con cualquier enfermedad catastrófica, y no solo con el cáncer, los pacientes tenemos muchos problemas porque las ARS no hacen lo suficiente, al contrario, nos hacen la vida de cuadritos, hay mucha burocracia para llegar hasta ahí. Yo siempre he dicho que sería bueno que existiera un centro donde la gente pudiera acudir para saber qué debe hacer, dónde dirigirse, encontrar la orientación para informarse sobre su seguro, saber si puede optar por la ayuda de un psicólogo, o hasta de un nutricionista, porque lo primero que te indica un oncólogo es cambiar los hábitos alimenticios.

Pero lo primero de todo es ir al seguro, porque cuando te diagnostican llegan a tu mente dos cosas: primero, que “la qumioterapia te va a matar”, y no es así; y segundo, que “el aspecto económico no hay quien lo pueda cubrir”, lo cual es cierto, porque lamentablemente en nuestro país el sistema de salud es todavía muy precario para las personas que son diagnosticadas con cualaquier enfermedad o condición catastrófica.

Yo siempre digo que tú puedes llorar las primeras 24 horas por el choque de la noticia, pero luego tienes que sacudirte, levantarte, aceptarlo y enfrentarlo. Y en la parte de aceptarlo, está el hecho de que tu médico te diga lo que tienes que hacer, y saber que tu seguro médico tiene una cobertura X que debes averiguar.

De inicio, todo el mundo tiene un millón de pesos para cobertura de enfermedades catastróficas; esa cobertura es por un año o hasta que se agote esa cifra, que incluye el medicamento y la aplicación. Pero, dependiendo del costo del medicamento, se puede agotar mucho antes del año.

Cuando la cobertura de tu seguro se ha agotado o, lo que más pasa, el medicamento no está en el catálogo de tu ARS (porque la medicina avanza a mayor velocidad que la actualización del catálogo de las ARS y existen muchos medicamentos de última generación a los cuales las personas no pueden tener acceso porque las ARS no los cubren), cuando ocurre esto puedes recurrir al maravilloso Programa de Medicamentos de Alto Costo y Ayudas Médicas, de Salud Pública. Es un proceso, sí, sabemos que no dan a basto por la cantidad de pacientes que van, pero si no existiera muchos de nosotros no lo estaríamos contando, y funciona ya que el alto costo de esos medicamentos con la ARS, en la mayoría de los casos, impide que puedas conseguir con el millón de pesos más de dos dosis.

3. Hospitales donde puedes acudir

Expandir imagen
Infografía

El INCART, o Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavárez, es el hospital del Estado por excelencia especializado en atención oncológica perteneciente a la Red de Salud Pública, y donde se está haciendo un maravilloso trabajo para hacerle la vida más agradable al paciente. Allí encuentras todos los servicios: desde cirugías, quimioterapias, radioterapias, a grupos de apoyo psicológico para pacientes, cuidadores y familiares, etc, todo ello bajo la dirección del Dr. José Ramírez. Pero, además, cuenta con un plus: su departamento de Trabajo Social, que incluye un Programa de Educación al Usuario, coordinado por la Dra. Ircania Castillo, médico general y educador, que no solo se encarga de que todo paciente que llega al INCART reciba su tratamiento, sino de educarlo sobre la enfermedad, así como a sus cuidadores y familiares. “Ofrecemos no solo un apoyo psicológico, psiquiátrico y espiritual a los pacientes, cuidadores y familiares, sino que aquí también encontrarán clases de musicoterapia, de teatro, arteterapia, charlas, talleres de maquillaje, y hasta orientación sobre su seguro, cómo acceder al Programa de Medicamentos de Alto Costo y Ayudas Médicas…y muchos proyectos más que están en proceso y veremos pronto, tanto para niños como adultos”.  

Ahora, la pregunta más importante es: ¿quién tiene acceso a todos estos servicios y qué cuestan? “Los afiliados al régimen subsidiado de Senasa no pagan nada; ellos, primero consumen el millón de cobertura de su seguro y cuando se agota acuden, para su medicación, al Programa de Medicamentos de Alto Costo y Ayudas Médicas; el Incart asume todo lo demás: consultas, internamiento, procedimientos, cirugías, etc. Si no tiene medios no va a dejar de recibir ninguna atención; pero si puede asumir algún costo, después de hacer una evaluación económica, lo hace para ayudar al hospital”, explica la Dra. Castillo. “En el caso de tener un seguro privado, el paciente paga el copago; pero si agota el millón de pesos incluido en su seguro, lo adoptamos y asesoramos para que reciba ayuda desde el departamento de Trabajo Social del Incart, en el caso de los cirugías y terapias, y lo enviamos al Programa de Medicamentos de Alto Costo y Ayudas Médicas para los medicamentos”.

Expandir imagen
Infografía

Instituto Oncológico Dr. Heriberto Pieter. Bajo el ala de la Liga Dominicana Contra el Cáncer, una ONG sin fines de lucro, el Oncológico es un hospital autosostenible, con una subvención estatal, que recibe pacientes tanto con seguro médico privado, como con seguro subvencionado de SeNaSa, y sin seguro para todo tipo de tratamientos y pruebas para combatir el cáncer. Al igual que en el Incart, en el Oncológico aquellos pacientes que llegan y requieren ayuda económica son evaluados por el departamento de Trabajo Social para darles toda la ayuda que necesitan para tratar su enfermedad. En el caso de los pacientes con seguro médico privado pagan el copago.

Expandir imagen
Infografía

Por otro lado, construido con fondos obtenidos a través del Voluntariado del Hospital General de la Plaza de la salud, está el Onco-Plaza, destinado a pacientes mayores de 16 años, los cuales pueden acudir para detección temprana, diagnóstico y tratamiento de enfermedades pre-malignas y cáncer y, además, pacientes con enfermedades hematológicas benignas y malignas. Cuenta con un departamento de psicología, tanto para el paciente como los familiares, que está cubierto por el seguro.

TEMAS -

Periodista, con más de 30 años de experiencia en revistas. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, España. Actualmente dirige la sección Revista de Diario Libre en República Dominicana.