Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Un viaje inolvidable

Freddy Ginebra narra su viaje a córdoba, Argentina, y su encuentro con Tota Guedes, una de las madres de la Plaza de Mayo

Expandir imagen
Un viaje inolvidable
El viaje inolvidable de Freddy Ginebra a Córdoba, Argentina. (LUIGGY MORALES)

Esta vez Buenos Aires no me seduciría como siempre. La visita tenía otro propósito. Buenos Aires sería tránsito, pues la invitación del Festival Internacional para la Infancia y la Juventud sería en Córdoba. Ivo Siffredi me llamó para montar su versión de la obra Cuentos a Orilla del Río. Lo que nunca pensé era que incluiría a otra narradora.

-La convencí –me dijo el director cuando hablamos,– ella no es actriz, pero tiene un poderoso mensaje, es un poco mayor que tú, ella está llegando a los 90, tú rondando los 80.

Competencia de ancianos, imaginé.

Tota Guedes. Fue la primera vez que escuché su nombre (Carmen Ramiro de Guedes), una de las madres que cada mes, con la pañoleta que las distingue, ocupa la Plaza de Mayo con la esperanza de que algún día le respondan dónde están sus seres amados desaparecidos durante la dictadura. Su esposo de 42 años, su hijo y esposa embarazada fueron arrancados de su hogar una noche y jamás los volvió a ver. Tota vive con la esperanza colgada en el corazón.

-¿Y qué hará ella en el espectáculo? -pregunté.

-Narrará dos historias que ha escrito, experiencias de vida.

El día que la conocí me impresionó su rostro, hacía mucho frío y estaba toda envuelta en un abrigo. Luego todo lo demás fue fluyendo, 800 kilómetros fueron suficientes para hacernos amigos mientras nos transportamos por carro a Córdoba. Desde el primer momento supe que mi misión era llenar ese rostro de sonrisas y hacer todo el esfuerzo para que la risa fuera constante en la travesía.

Pierina, la actriz más joven, apenas 8 años, y su mamá Gabriela, Tota y su nieta Giuliana, psicóloga virtual que la acompaña, Ivo el director, el chofer y yo, y una carretera interminable para cruzar kilómetros y kilómetros de monótono paisaje.

Tenemos tres presentaciones, la primera en el teatro Real de la ciudad, la segunda en un hogar de abuelos y la última en un anfiteatro de piedra en un pueblo a una hora de Córdoba, en Río Ceballos.

Tres músicos jóvenes nos acompañan, Mailén, Manolo y Chacho, llenando de hermosas melodías el espectáculo, ellos viajan en otro vehículo similar al nuestro. Córdoba nos recibe en ebullición, artistas de todas partes, la ciudad sumergida en teatro y música.

Estoy emocionado el día del estreno.

Pierina me estruja el corazón, los músicos me sorprenden con sus pegajosas canciones, los títeres me dibujan la alegría y Tota me sobrecoge cuando narra su historia de dolor y pérdida. No puedo evitar sentir una gran emoción, cada una de sus imágenes me recuerda la tragedia vivida. Tota controlando su voz, con toda la dignidad de una gran estrella, relata con imágenes poéticas el drama vivido.

La luces se apagan y los aplausos de pie acompañan esa oscuridad.

Todos abrazados saludamos, en silencio pido a mi Dios ayude a sanar tantas heridas.

Y sin que Tota se dé cuenta la abrazo con el alma… los abrazo a todos y les doy gracias por el regalo de la amistad. 

TEMAS -

Freddy Ginebra Giudicelli es un contador de anécdotas cuyo mayor deseo es contagiar su alegría y llenar de esperanza a todos aquellos que leen sus entrañables historias.