Crean la Librería de Mujeres “Amelia Francasci”

Ha sido creada en la República Dominicana la primera Librería de Mujeres, que replica el proyecto inaugural de la Librería de Mujeres de Milán en 1975, cofundada por la tercera italiana Lia Cigarini (1937).

En la promoción de la iniciativa de República Fémina se muestra una fotografía de 1926, desconocida hasta el momento, de la escritora dominicana Amelia Francasci (1850-1941), descendiente de «hispanos-holandeses, venidos desde Curazao y herederos de las tradiciones sefarditas». Se observa en la imagen a la autora leyendo en la sala de estar de su casa al lado del Arquillo de la Catedral.

Ylonka Nacidit-Perdomo señala, sobre la labor de República Fémina (la plataforma digital que administra junto a la catedrática universitaria y comunicadora Elvira Lora), tres aspectos nodales del feminismo de la diferencia, desde lo que constituye el «orden simbólico».

...”esto es: nombrar lo femenino, inventar lo femenino y estar como mujer en el mundo, lo que, a su vez, supone desde el «affidamento» darle voz a la subjetividad femenina, para un actuar ético en la vida de la polis, se completa, ahora, con la Librería de Mujeres en la cual estarán disponibles para consulta, lectura y a la venta textos de eruditas, teóricas, filósofas, pensadoras e historiadoras, además de creadoras que no repliquen la autoridad tradicional patriarcal, sino que reconozcan la autoridad femenina”, expresa Nacidit-Perdomo.

¿Por qué el nombre de Amelia Francasci?

Nacidit-Perdomo señala que Francasci es la autora de la primera novela escrita por una mujer en República Dominicana, Madre culpable. Novela original (1892), y de Francisca Martinoff. Drama íntimo (1901), de la cual se celebra el 120º de su edición, en este 2021, además, porque tal como ha escrito la doctora Catharina Vanderplaats, profesora emérita de la Universidad de Concordia, en Montreal, en su libro «Las madres de la patria y las bellas mentiras» (1999) “Amelia Francasci sintió la dificultad del ser (la primera) escritora de novelas en la República Dominicana y vacilaba en dar al público (decir) su obra (lo que sabía)».

Nacidit-Perdomo enfatiza que, desde las enseñanzas que le ofreció su maestra Vanderplaats, cuando fue su asistente de investigación desde 1997 y, se adentró —a conciencia— en los estudios de género, más los conocimientos adquiridos sobre la diferencia sexual reconoció, lo que ha escrito María-Milagros Rivera Garretas en el ensayo «El feminismo de la diferencia: partir de sí» en el año 2000: «En la política en primera persona es clave el recurso a la mediación de otra mujer o de otras mujeres!,

Y añade: “La mediación de otra mujer, de una mujer a la que reconozco autoridad me permite realizar mi deseo, me lleva a significarme, abre a la libertad femenina caminos que modifican las relaciones de poder existentes en la sociedad. En los espacios de mujeres adquiere vida y sentido la mediación que me permite relacionarme con el mundo entero. La mediación primera y necesaria que desbloquea la mente de una mujer y le permite intervenir en la realidad es la relación con la madre, con la madre real y concreta...”.

Nacidit-Perdomo ha anunciado que si todo sale como se ha programado, para el mes de mayo, en primavera, cuando se celebre el 79º aniversario del ejercicio de la ciudadanía de las mujeres en el República Dominicana, se disfrutará de la pequeña y exclusiva Librería de Mujeres «Amelia Francasci», con una apertura presencial, establecida en el antiguo enclave de «El Algodonal», donde Amelia se recreaba en sus temporadas en las afueras de la ciudad.

Las visitas in situ serán previa cita. Los pedidos se harán por correo electrónico, luego de la consulta del catálogo que se proveerá de publicaciones realizadas por editoriales independientes y alternativas.

$!Crean la Librería de Mujeres “Amelia Francasci”
20210226 https://www.diariolibre.com

+ Leídas