De niño mimado de la moda a rey de las novias

  • Luis Domínguez desde sus inicios ha conquistado la moda
  • El diseñador dice que ya es hora de internacionalizarse

El diseñador de moda Luis Domínguez, con casi 20 años de experiencia, ha explorado todos los rincones de la moda. Alfombras, graduaciones, pasarelas en semana de la moda, líneas de uniformes, no solo para mujeres, sino también para los hombres. Hoy frena su travesía en el mundo de los trajes de novias, un terreno que lo apasiona y que lo ha hecho crecer como profesional y persona.

Mientras nos preparaba una taza de café en su cálido apartamento, donde también recibe a sus clientas, Luis habló de cuán complejo es diseñar un vestido de novia. “Las novias llegan con muchos sueños y múltiples ideas de la mamá, la abuela, la tía, la hermana... pero yo las aterrizo y trato de hacer su sueño realidad”.

Recuerda: “Mi primer vestido fue el de Melissa Pineda, y se puede decir que fue un antes y un después en mi carrera. Nunca lo voy a olvidar. A partir de ahí me convertí en el ‘Rey de las Novias’ y no han dejado de buscarme. Ese vestido me convenció”.

Las bodas se han convertido en el evento familiar más importante, donde nadie escatima esfuerzos para estar bien puesta, sin embargo, no deja de ser una inversión para un solo día. ¿Qué precio tiene un vestido de novia? Aproximadamente 40 mil dólares, pero es un total look, es decir todo, hasta dejarla en el altar.

De su lista de novias famosas destaca a Ruth Ocumárez, Eva Arias, Kímberly Castillo, Alejandra Cata y Sibeli Medina. Sin embargo, cuenta que ha diseñado alrededor de cuarenta vestidos de novias, “ninguno es igual, ni en tejidos ni en detalles, quizás se puedan repetir algunas siluetas, pues los vestidos de novias son de unos cuantos estilos y el más usado es el corte princesa”.

De ese mundo hay muchas historias que contar. Pero, ¿cuál le ha marcado? “Tengo varias, pero la que más me marcó fue la suspensión de una boda. Una noche me llamaron para informarme que la boda no iba. Me puse mal, lloré con la novia, guardé el vestido y aún lo conservo conmigo hasta que la dueña lo quiera”, recuerda afligido.

En cuanto a las referencias intencionales, Luis dice que el mundo de las novias es diferente. “Como no soy casa de novia y no diseño colecciones, las novias vienen con mucha información, entonces yo las ubico. Por ejemplo, si tienen mucho busto, si son medias llenitas o muy bajitas de tamaño, trato de diseñarle un vestido que vaya con su contextura, no es lo mismo un vestido en fotos. Trato de que se sientan bien y cómodas con lo que llevan puesto y si quieren dejárselo todo el evento, que es mejor, pero ese es otro tema que tengo que manejar”.

En cuanto a tejidos, siluetas y estilos, Domínguez las asesora por completo. “Hago que estén bellas y que la funcionalidad del vestido las deje disfrutar de su gran momento”.

En cuanto a las tendencias explica que la transparencia, los escotes y los cortes princesas nunca van a pasar de moda. Siempre en colores nood o blanco hueso.

Su dedicación y buena fama ha sido el trampolín de Luis Domínguez, quien también le diseña de manera exclusiva a la Primera Dama Cándida Montilla de Medina.

Retos

El Rey de las Novias sueña con internacionalizarse cuando llegue el momento. “Creo mucho en mi país, y mientras llega ese momento sigo haciendo novias felices y bellas”.

20190706 https://www.diariolibre.com

+ Leídas