La segunda vida de la Ciudad Colonial

Aprobado el segundo préstamo del BID que permitirá continuar con el rescate de la Zona

La Ciudad Colonial espera por una segunda oportunidad. La primera etapa del Programa Integral de Desarrollo Turístico y Urbano de Ciudad Colonial, financiado por un préstamo del BID de 30 millones de dólares, dejó claro el potencial del proyecto y la necesidad ineludible de acometer la segunda fase.

La política se cruzó y con un retraso de más de tres años, la Cámara de Diputados finalmente aprobó ayer un segundo préstamo para completar lo iniciado. El sector privado respondió al primero con una inversión de más 100 millones de dólares desde que comenzó la recuperación del sector y se ha multiplicado la creación de nuevos negocios. Un dato, no muy divulgado, es que se detuvo la despoblación que en las últimas décadas había marcado su declive.

Llegan nuevos residentes y los vecinos quieren quedarse. Esperan con impaciencia que se concrete las el apoyo a la habitabilidad de sus viviendas. El problema de titulación es grave y se espera que se consideren algunos ayudas para solventar el vacío legal que supone no tener los títulos de propiedad actualizados.

La política obstruyó el avance de este proyecto. Y si durante tres años fue el gobierno del PLD el que no movía ficha para hacerlo posible, luego fueron el PRM y La Fuerza del Pueblo los que se oponían.

El proyecto comprende líneas de trabajo de infraestructuras, de habitabilidad en viviendas de los vecinos, proyectos culturales, comerciales y turísticos.

Pero... ¿qué contiene el proyecto en esta segunda etapa?

1. Mejora del flujo vehicular

La segunda vida de la Ciudad Colonial

La movilidad urbana es uno de los ejes prioritarios. Se disminuirá la velocidad de los carros, diseñando calles al mismo nivel que las aceras y resguardando al peatón con bolardos. Se fomenta la accesibilidad a pie y en bicicleta. Se ordenarán los horarios y los parqueos para el reparto de mercancías y se potenciará el transporte colectivo en la periferia de la Ciudad Colonial. Y dejando el carro en la periferia, lógicamente... hacen falta parqueos.

2. Más parqueos...

La segunda vida de la Ciudad Colonial

En la Zona Colonial hay más parqueos de los que la gran mayoría cree. Hay once en funcionamiento actualmente (en rojo) y el Programa propone cinco más (en el gráfico en azul) situados en la periferia de la Zona, en las “entradas” al sector.

3. ...y menos basura

La segunda vida de la Ciudad Colonial

El objetivo trazado es empezar con la recolección de residuos segregados en origen. En un “territorio” de un kilómetro cuadrado es factible pensar que con los equipos adecuados y las campañas necesarias se logre. Sería el gran proyecto piloto para la ciudad de Santo Domingo. Estos son los puntos identificados para ubicar los centros de recolección.

4. Mejora de la habitabilidad de El Conde

La segunda vida de la Ciudad Colonial

El Conde es la calle de la capital con la más clara vocación de ser un eje comercial de calidad. Un kilómetro de calle peatonal que ya empieza a atraer firmas internacionales, como Puma y Burger King que conviven perfectamente junto a los negocios tradicionales y con historia como La Cafetera Colonial... El plan incluye recuperar la vocación de vivienda que tuvo la calle . Esto ha provocado ya un interés de los dueños de los edificios por su puesta en valor. Se remozará el pavimento de El Conde, se rehabilitarán las fachadas y se procederá al soterramiento de cables, uno de los grandes retos de todo el Programa.

5. Sistema de Seguridad y Vigilancia

La segunda vida de la Ciudad Colonial

A las 124 cámaras ya instaladas, se sumarán en una segunda fase 26 puntos más. El centro de monitoreo opera en el Edificio Saviñón, en la intersección de las calles El Conde y José Reyes.

6. Mejora en la calidad de las viviendas

La segunda vida de la Ciudad Colonial

Se trata de mejorar viviendas en la parte Norte y Sur de la Calle El Conde. Esto incluye la transformación de algunas edificaciones para su uso como vivienda. Igual intervención en San Antón, San Miguel y Santa Bárbara. También, mejorar espacios interiores seleccionados en los barrios de Montesinos, San José, Santa Clara, Regina, el Carmen. La Puerta de la Misericordia y Juan Pablo Duarte.

7. Ribera del Ozama

La segunda vida de la Ciudad Colonial

La desembocadura del Ozama en el mar Caribe es (al menos puede ser) uno de los grandes atractivos de la vieja ciudad. Este proyecto intervendrá la zona de las murallas creando una Ronda que permita un paseo a la orilla del río alargado hasta la ubicación de la antigua muralla.

8. Museos

La segunda vida de la Ciudad Colonial

Los museos no son solo para los turistas, aunque sean una parte importante del atractivo y potencien el turismo cultural, siempre de mejor calidad y gasto que otros. Se intervendrán el Museo de las Casas Reales y el Alcázar de Colón, con nuevas ofertas y tecnologías. Como muestra de lo que pueden llegar a ser, el antiguo museo naval de las Atarazanas es ya un magnífico y modernísimo museo, hermoso en estructura y colecciones. Inexplicablemente, no ha sido inaugurado.

9. Ruinas del Monasterio de San Francisco

La segunda vida de la Ciudad Colonial

Esta es una de las fases del Proyecto que más controversia levantó en su momento y sobre la que ninguna autoridad se atreve a dar una opinión definitiva. El afamado arquitecto español Rafael Moneo resultó ganador de un concurso internacional pero su visión no gustó excesivamente. Las críticas más extendidas observan un exceso de hormigón, un violento cambio de las proporciones en el entorno y un tratamiento muy agresivo de la visual de las ruinas. Sus defensores argumentan que las ruinas, como están ahora, no tardarán en derrumbarse.

10. Rehabilitación de las calles priorizadas

La segunda vida de la Ciudad Colonial

En la primera etapa, la intervención de las calles Arzobispo Meriño e Isabel la Católica demostró el potencial y las consecuencias que este Plan provoca: más espacio para los peatones, soterramiento de la maraña de cables eléctricos, y mejora la calidad de vida de los vecinos y el potencial comercial de los establecimientos. En esta segunda etapa se intervendrán las calles Padre Billini, Las Mercedes, Arzobispo Nouel, Duarte, Hostos, Las Damas, Gregorio Luperón y El Conde.

+ Leídas