Daniel Habif: “Mi mensaje no es un culto a mi personalidad, ni tengo la verdad absoluta”

  • El conferencista se presentará este viernes en el Teatro Nacional con su “Inquebrantable World Tour”. El mexicano quiere hacer viral su mensaje de felicidad y motivación

SANTO DOMINGO. Seguro has visto algunos de sus mensajes en Instagram o alguien que conoces ha compartido unas de sus frases motivacionales, ¿pero quién es Daniel Habif? Él se describe como amante de la escritura, la poesía, la música, el arte. Empezó a trabajar desde los 6 años en la industria del entretenimiento. Hoy es actor, músico, empresario, promotor de conciertos y un emprendedor empedernido con la creatividad. Al final se trata de un hombre normal que comparte un mensaje extraordinario. El conferencista llega al país con su “Inquebrantable World tour”, en donde desea mostrar las herramientas correctas para limpiar paradigmas y heridas emocionales, aprendiendo estrategias efectivas para descubrir, desarrollar y ensanchar tus talentos.

Antes de su llegada al país, conversó con Diario Libre sobre lo que piensa de las redes sociales, el estrés y el amor.

—Primera vez en RD. ¿Cómo te sientes?

Estoy encantado, con buenas expectativas. Soy muy entusiasta del dominicano, estoy contento de poder hacer esta presentación que yo sé que va a ser de buen impacto y de buen servicio.

—¿Por qué nombras al tour Inquebrantable?

De alguna u otra forma todos en nuestra vida pasamos un éxodo en donde nos hemos quebrado, pero a pesar de estar quebrados volvemos a levantarnos. Ese es un poco el mensaje que traigo, que a pesar de que la vida puede ser una tremenda aventura con sus calmas y sus desiertos, ya nada ni nadie te puede dañar cuando estás quebrado por fuera, pero no por dentro. Entregamos las herramientas necesarias para poder vivir de frente a las batallas diarias de nuestro caminar. He pasado muchos momentos de esos en mi vida.

—Con tanto coaching y motivadores la gente deja de creer ¿Por qué deben escucharte?

Mi mensaje no es un culto a mi personalidad, ni tengo la verdad absoluta, pero son herramientas que ya están integradas en el cableado humano, pero muchas veces las olvidamos y olvidamos escuchar a los que tenemos al lado. Más allá de ser una conferencia de motivación, la gente piensa que es un club de autoestima para negar la realidad, y es todo lo contrario. Es hacer de la realidad un plano mucho más profundo en donde nos damos cuenta de que las palabras tienen un poder importantísimo en nuestra mente, en nuestro corazón y nuestro espíritu. No solamente modifican la bioquímica de nuestro cuerpo, sino que modifican nuestro futuro y dependiendo de con quiénes nos juntemos y a quiénes escuchemos, en eso se convierte nuestra vida.

—¿Cómo podemos iniciar el cambio?

Las emociones asociadas equivocadamente crean hábitos erróneos. El intelecto no logra romperlos aunque la mente se lo proponga. Desaprender implica una pérdida. Ese es el primer paso, perder, dejar de ser como estamos tan acostumbrados a ser. Debemos aprender que la vieja manera de nosotros ya nos sirve. Tenemos que decidir dejar de ser como somos y saber que ya todo cambió. El primer paso es aceptar quiénes somos y cómo somos, y a partir de eso, aunque la verdad nos duela, nos va a liberar y esa es la mejor forma de empezar un proceso de mejora.

—Vivimos llenos de estrés ¿Cómo cambiar?

Puedes vivir muy ocupado y ser cero efectivo. El estrés suele formar parte del futuro, de la ansiedad de no encargarte de lo que sabes que tienes que hacer hoy y posponerlo para el día de mañana. Puede sonar simplista, pero en estos años el estrés nos ha dado identidad.

El estrés también se genera por no dedicarte a tu pasión. Por odiar el trabajo en el que estas, la vida que te tocó y no estás dispuesto a pagar el precio de ir por la vida que necesitar. El estrés puede ser funcionar para ir detrás de lo que necesitas en lugar de estar amargado con la vida.

—Otra cosa que se va perdiendo es el amor. ¿Qué crees que ha pasado?

El amor es la cumbre del ser humano. Es el único acto que en realidad vale la pena. Todos buscamos el amor, pero no es una emoción, ni siquiera un sentimiento, es una decisión. Yo trabajo para el amor, me dedico a hacerlo viral y a contagiarlo. Hay diferentes tipos de amor, pero al fin y al cabo parte de la verdad, parte de la gratitud. Es parte de esas virtudes que están instaladas en el ser humano. El ser humano es bueno, pero se nos está pasando un poco la humanidad. Es crudo mirar que ahora el ser romántico es catalogado como un tonto o cursi. Parecería que la fidelidad es un concepto único para los abuelos, que hoy por hoy pasar toda la vida con una sola persona es un acto hasta violento en lugar de ser un reto. Enamorarse de una sola persona debería ser un mérito.

La redes sociales

“Todo parte desde la motivación de para qué las usas y de cómo las consumes y eso tiene que ver un poco con tu sistema moral y de creencias. Creo que son una plataforma increíble. Gracias a ellas se puede llegar a millones de personas, pero por otro lado todos los días las redes sociales te dicen que no eres suficiente. Hay alguien que tiene un millón de dólares y te pasas a otra y hay alguien que tiene cinco. Las redes sociales te invitan todos los días a compararte y cuando comparas tu vida con una cuenta de Instagram, de repente te desvalorizas y desvalorizas tu vida. En realidad no lo admiras, lo que pasa es que deseas lo que la otra persona tiene pero no estás dispuesto a pagar el precio que esa persona pasó. Cuando te comparas pierdes tu capacidad de visión y si no tienes visión, estas perdidos en la vida y eso te va a traer una angustia tremenda.

Nos hacen perder tiempo porque estamos en ellas buscando la acción que no hay en nuestras vidas, ahora si la utilizas para motivarte, para empujarte a ir un poco más allá está bien. Esta vida no depende de cuántas cosas inicies sino cuántas termines. Las redes sociales deberían ser una herramienta para filtrar el bien. Los jóvenes quieren tener un millón de followes, y cada vez más los seres humanos nos estamos convirtiendo en un número y no debería ser así. Jamás una relación digital se va a comparar a una relación de corazón a corazón. Las redes sociales no vinculan el corazón ni el espíritu humano, no puedes comparar un like a un apretón de manos. Deberíamos tener la capacidad de equilibrar, y saber que los followes no te quitan lo idiota. Los like y followes no deberían ser la validación de nadie. Si todo el tiempo este escuchando a un mediocre o al típico realista o al que se da por vencido sin que nadie se lo haya pedido, pues eso se pega”.

Momentos de debilidad

“Cuántas veces hemos temido a algo que no es la realidad. El miedo que crea realidades fantásticas que son en tu mente. ¿Qué es lo que tu miedo ve? A veces vemos lo que queremos ver para tener un pretexto que te libere de la falta de valentía y la mediocridad que a veces es sistemática en nuestro camino. En esta vida no existe la opción de no equivocarse o de no sentir dolor. El problema no es el dolor, el problema es nuestra resistencia a sufrir. Hay un momento en la vida en que tienes que salir de la tristeza dando un portazo. Tienes que volver a levantarte por el simple gusto de volver a luchar. Si una situación en tu vida no está cambiando, es muy probable que lo que debería cambiar eres tú. Qué bueno que hay dolor, benditos sean los problemas que nos mantienen de rodillas”.

20190711 https://www.diariolibre.com

+ Leídas