• 1

Reivindicaciones


20180501 https://www.diariolibre.com

Celebramos hoy el Día Internacional de los Trabajadores, un día histórico asociado a las reivindicaciones obreras en todo el mundo. Hay muchas formas de conmemorarlo y esta Eñe de hoy lo hace de la única forma que sabe, con las palabras.

Cuando de trabajo se habla está bien recordar su etimología. Nuestro sustantivo trabajo procede del verbo del latín vulgar tripaliāre ‘torturar’, y este, a su vez, deriva del latín tardío tripalium ‘instrumento de tortura compuesto de tres maderos’. Pocas etimologías de las que consultamos en el DLE necesitarán menos aclaraciones que esta.

Del sustantivo latino operarius nacieron nuestro obrero y nuestro operario, con distintos grados de evolución que notamos en la sonorización de la p, transformada en b, o la supresión de vocales breves. También del latín nos llegan las denominaciones para la paga regular con que suele remunerarse el trabajo. El sustantivo sueldo tiene su origen en el nombre de una moneda de oro romana a la que llamaban solĭdus. Más curioso es el origen de la palabra salario. Procede de la costumbre establecida en el Imperio romano romana de pagar estipendios a soldados y funcionarios con paquetes de sal, sustancia que era usada como moneda de cambio debido a su valor comercial. Con la sal se conservaban los alimentos y se curaban las heridas.

Sin duda todavía nos quedan muchas reivindicaciones. Volvamos al diccionario. Vindicar, ‘recuperar una persona lo que le pertenece’. No hay nada que nos pertenezca más que nuestros derechos, los laborales entre ellos.

@Letra_zeta

Envíe sus preguntas y/o comentarios a la Academia Dominicana de la Lengua consultas@academia.org.do

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese