Hombre y Mujer del año 2008

Rogelio Cruz, Sacerdote

El combativo sacerdote Rogelio Cruz, líder del movimiento Social y Religioso Se Puede, ha emprendido en los últimos años otra de sus luchas por mejores condiciones de vida para los pobres, esta vez la construcción de viviendas dignas.

Su parroquia, la Domingo Savio de La Vega, entregó el año pasado 60 viviendas a familias sin recursos del sector María Auxiliadora de allí, luego de desarrollar una campaña para recaudar los fondos entre empresarios locales, instituciones internacionales y personas.

Cruz y su parroquia también lograron construir 65 casas similares en el Bajo Yuna y en las comunidades de La Yayita y Berruguita de La Vega. Sin embargo, el religioso sigue reclamando al Gobierno cumplir su promesa de viviendas para familias del Bajo Yuna.

El padre Rogelio fue ordenado en 1990, en la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, de Moca. Saltó a la palestra como párroco de Cristo Rey, en Santo Domingo, donde se destacó por defender a los pobres, por sus obras sociales y por denunciar necesidades y males sociales, señalando a los responsables, lo que lo enfrentó con sectores de poder y con la misma Iglesia. Fue declarado Hijo Meritorio de Santo Domingo por el Ayuntamiento del Distrito Nacional.

Dalsia Herrera, Psicóloga


Desde pequeña, Dalsia Herrera se involucró en el servicio social alfabetizando a niños marginados en su natal Barahona. Hoy, como psicóloga y especialista en recursos humanos, y en el futuro con un libro que piensa publicar, sigue ayudando a las personas con educación y orientación profesional.

Ha realizado una intensa labor social en el Sur, que incluye gestión de empleos y ayudas para cirugías a beneficio de niños pobres. También ha luchado por los derechos de los envejecientes.

Herrera nació y se crió en Barahona. Desde hace dos años se desempeña como gerente de recursos humanos de la Biblioteca Nacional. Ha sido reconocida por su apoyo a las carreras técnicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. También trabaja en un proyecto de la Fundación Desarrollo y Paz (Fundepaz) en Azua, una entidad que apoya a personas y organizaciones comunitarias con capacitación en defensa de los derechos y liderazgo.

Se dedica además a escribir un libro de superación personal dirigido a mujeres, con el que se propone suministrarles herramientas fáciles y entendibles para ayudarlas a identificar abusos y la forma de encararlos. Tiene en proyecto otro libro sobre la mujer barahonera.
20090220 http://www.diariolibre.com

+ Leídas