Juan Carlos Arciniegas, un "ojo crítico"

Junto a la dominicana Mariela Encarnación, el periodista colombiano residente en Los Ángeles, Juan Carlos Arciniegas, conduce el popular programa de televisión de CNN, Showbiz. Con gran empatía, este comunicador que el próximo 5 de abril será co-conductor en Panamá de los Premios Platino [cine], nos cuenta en exclusiva sus retos y sus anhelos desde Hollywood, la ciudad de las estrellas.

La cita estaba prevista para después del programa en vivo Showbiz, así que llegamos a tiempo para estar en el estudio #3 de CNN de Los Ángeles. En este mismo estudio realizaba su programa el gurú de la televisión estadounidense Larry King, así que me llené de nostalgia y recuerdos de cómo se hace buena televisión.

Juan Carlos llegó con su guión y en el estudio sólo éramos tres personas. Todo estaba en silencio hasta que él saludó a Mariela Encarnación y a sus productores en Miami vía satélite. Al concluir el programa, caminamos hacia un café hollywoodense, nada pretencioso ni estelar, pero bien acogedor. Así, que con unas tostadas de queso con jalapeño y ice tea, comenzamos la entrevista.

P. ¿Cómo descubriste la vocación por el periodismo?

R. En el colegio un amigo me dijo: "Mira, tú como que eres bueno para escribir, ¿por qué no te dedicas al periodismo?". Yo siempre vi que en esta carrera no se gana mucho dinero, que hay que luchar mucho, pero mi papá me impulsó a hacerlo porque me dijo: "¿Quieres ser zapatero? Yo te voy a apoyar pero debes de ser el mejor de los zapateros, lo que quieres escoger escógelo pensando en que serás muy bueno y porque te guste, que te apasione".

P. ¿Cómo fueron esos primeros pasos?

R. En Colombia hice pasantía en radio un mes y no me gustó, porque el trato de los jefes a los subordinados no me parecía justo. Yo creo que hay que respetar a la gente, es fundamental. De ahí salté a hacer unas prácticas de televisión, pero lo que quería era trabajar en prensa escrita, pero eso era lo que había. Gracias a ellos me enamoré de la televisión. Antes de graduarme de la universidad me recomendaron para un noticiero de televisión nacional que se iba a lanzar y necesitaban a un estudiante de la facultad.

P. ¿Cuándo decides emigrar a EEUU?

R. No busqué venir a Estados Unidos. Yo de estudiante conocí a un periodista de la agencia Reuters y le comenté en esa ocasión que me gustaría trabajar para ellos, pues siempre me he sentido atraído por la cultura inglesa, y le dije esa vez que el día que se pudiera me encantaría trabajar con él y al parecer mi amigo se quedó con esas palabras que le dije y un día me llamó desde Venezuela. Yo estaba en Colombia trabajando en el noticiero número uno, y me dijo: "Voy para Miami porque vamos a abrir una agencia de Reuters allá y una vez me dijiste que querías trabajar en la agencia y yo te estoy ofreciendo trabajo".




P. ¿Qué le contestaste?

R. Jamás pensé que iba a trabajar allí. Sólo había ido a EEUU de vacaciones, y le dije: "Estoy muy contento aquí". Mi mamá me aconsejó que era una oportunidad que mucha gente busca, ¿qué tenía que perder? "Si no te gusta te regresas", me sugirió. Dos semanas después me fui y ya han pasado 20 años.

P. ¿Cómo llegas a CNN?

R. Yo entré como redactor, escribía los guiones a los presentadores. Comencé con Patricia Janiot, pero me vi un poco en la monotonía porque estaba haciendo lo mismo que hacía en Reuters y la mejor manera de cambiar eso era haciéndome productor de televisión de un noticiero, pero lo único que había vacante era para productor de un programa de entretenimiento llamado Escenario. Ahí tuve un buen supervisor del cual aprendí mucho. Yo era reportero en Colombia pero nunca pensé que CNN me volvería a poner en el aire, pero una jefa que tenía un día me dijo que le gustaban mis gafas y quería que yo saliera ante la cámara. Me preguntó si podía hablar de cine y le dije que no estudié cine pero que veo muchas películas desde muy joven, que me apasiona. Y le puse una condición: que yo escribiría y criticaría lo que yo siento en una película, sería mi opinión personal. Ella me contestó que eso es lo que ellos querían y así salió Ojo Crítico.

P. No eres crítico de cine, pero tienes un ojo crítico...

R. El título de crítico de cine implica mucha responsabilidad. Yo cuando voy al cine lo veo con mi ojo, que es muy personal. Obviamente, mientras más películas ves, más aprendes; mientras más lees del tema también y desarrollé un gusto muy personal por el cine que mucha gente ha compartido y ha respetado.

P. En tu faceta de entrevistador en Showbiz, en CNN, ¿cuál ha sido el entrevistado más fascinante?

R. Adele, fue una entrevista muy sencilla y muy íntima, pues nadie la conocía. Ella llegó con su guitarrista, y mis compañeros de inglés la veían como a cualquier cosa, pero yo sabía que ella tenía un gran talento y por eso me dio mucha satisfacción saber que la entrevisté cuando no era la que hoy conocemos.

P. ¿Y el más difícil?

R. La peor entrevista de mi vida fue con Amy Winehouse, porque ese día sé que ningún entrevistador latinoamericano la entrevistó. La sacamos al aire publicitándola de esa misma manera.


P. ¿Cuáles son los planes de Showbiz este año?

R. Seguimos posicionando la marca y el estilo del programa y eso lleva tiempo, además es un formato de programa donde los conductores están separados, que es un reto para transmitir química. Creo que con Mariela [Encarnación] lo hemos logrado. Nos respetamos muchísimo en el sentido que sabemos cuándo le toca a ella hablar y cuándo me toca a mí. Yo siempre necesito tener a alguien a mi lado, porque cargar con el peso de un programa en vivo de una hora es muy difícil. En Showbiz no hay libreto, lo que se dice escrito es muy poco, solo la introducción del invitado, pero luego lo que pasa es lo que va fluyendo. En mi caso, yo no escribo preguntas. Me preparo y estudio mucho y eso para mí ha sido el éxito del programa.

P. Fuera de la relación laboral con Mariela Encarnación, ¿existe una amistad entre ustedes?

R. A Mariela solo la he visto tres veces en persona, porque ella vive en Miami y yo en Los Ángeles. Ella vino solo una vez a los Oscars hace dos años y yo he estado en Miami dos o tres veces presentando con ella. Conozco a su esposo, me invitaron a cenar, me cayó muy bien. Pero la química entre nosotros a pesar de la distancia es muy buena. Yo sé cómo ella va a reaccionar ante un tema, igual ella sabe cómo reaccionaría yo, aunque somos muy diferentes.

P. Cuéntanos de Los Premios Platino...

R. Son los primeros grandes premios de la industria audiovisual iberoamericana, y tienen como misión fundamental establecer una plataforma de difusión internacional para la promoción del cine producido por 22 países hispanohablantes del continente americano así como Brasil, Portugal y España.

¿Cuándo es la ceremonia?


R. Será el 5 de abril en el Teatro Anayansi de Ciudad de Panamá. Tendré el honor de conducir junto a la actriz, cantante y compositora mexicana Alessandra Rosaldo. Los Premios Platino van a marcar un antes y un después en el cine iberoamericano. Hacían falta unos grandes Premios como éstos, que van a prestigiar la figura de nuestro cine y nuestra cultura. Es necesario el apoyo de todos para mantener y dar a conocer nuestra diversidad creativa. Hay más información en www.premiosplatino.com

P. Recibiste un reconocimiento en el Festival de Cine de Guadalajara por apoyar y promover el cine latino en Hollywood...

R. Me siento muy orgulloso, porque cuando me llamaron yo les dije que se habían equivocado porque no soy actor, ni director, ni productor. Me dijeron que me entregaban el premio porque he apoyado mucho el cine latinoamericano. Esto ha sido gracias a que los festivales de cine como el de tu país, República Dominicana, me han invitado como jurado y yo he podido ver las películas latinoamericanas en grandes cantidades porque aquí no llegan. Lo que le pasó a Eugenio Derbez es una en un millón y ojalá se repita. Cuando viene un director o un actor de nuestra región a Hollywood y lo entrevisto, a mí me llena de emoción si la película es buena. Poder presentárselo a América Latina a través de CNN para mí es una gran satisfacción.

P. ¿Qué les recomendaría a los grandes estudios de Hollywood para que tengan mayor presencia latina?

R. Que se den una vuelta por América Latina, que vean nuestra diversidad cultural, que se quiten el antifaz porque no pueden ver más allá del estereotipo, porque creo que ese es el problema que tenemos los latinoamericanos acá. Nos meten a todos en un mismo saco y podemos ser variados como pueden ser los europeos.

P. ¿Has visto cine dominicano?

R. Gracias a una invitación al Festival de Cine Funglode, he podido ver trabajos como el de José María Cabral, que me gusta porque parece irreverente y eso yo lo disfruto en el cine. Conozco la fama de Frank Perozo, creo que es buen actor; ví la película Biodegradable de Basanta -que es su ópera prima-, y sé que las películas que mueven taquilla son las comedias. Está bien y está mal. Primero, está bien porque estás sosteniendo algo que quieres que sea una industria. Está mal que de pronto el público dominicano no se acerque a ver otro tipo de producciones que están haciendo en su país. Yo creo que el cine tiene una función educativa enorme y entiendo que te hace crecer como ser humano y la comedia que se está haciendo en RD no creo que tenga esa pretensión; más bien quiere entretener y hacer negocio, no nos olvidemos de eso, hay gente que hace cine por amor al arte pero eso no llega a las salas de cine. José María está en el medio, él ha entendido que el cine debe ser muy comercial y también muy personal. 

En cortos

Una película... Ciudadano Kane.
Un momento del día... Éste. Estar conversando me gusta.
Café o aguardiente... Café, pero lo estoy dejando porque dicen que da mucha acidez.
Experimentar o estar quieto... No puedo estar quieto, siempre estoy corriendo.
Un director de cine... Paul Thomas Anderson.
Bogotá es... Mi mamá. Cuando pienso en Bogotá pienso en ella.

 

20140309 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas