Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Colorimetría
Colorimetría

Colorimetría, conoce los colores de ropa que te favorecen

¿Sabías que existe una ciencia que estudia el color como herramienta para determinar los tonos que más nos favorecen? Sí, se trata de la colorimetría y Yamelis Arnemann explica todo lo que debes saber sobre ella

¿Cuál es el color que predomina en tu clóset? ¿Es el que más te favorece? Es muy probable que al momento de comprar ropa o de seleccionar un atuendo de tu armario muy pocas veces (por no decir nunca) te hayas detenido a pensar en si más allá de gustarte, es del color que mejor te va. Determinarlo por sí mismo es complicado, pero para eso existe la colorimetría

La colorimetría es el estudio del color como herramienta para determinar los tonos que más favorecen a cada persona. “Todos los seres humanos tenemos tres aspectos cromáticos que podemos ver a simple vista: el color de iris de ojos, de la piel y del cabello natural”, refiere la experta en el área Yamelis Arnemann, quien explica que la codificación de color se realiza basándose en esas variables.

Una vez identificadas las características cromáticas, el siguiente paso es determinar el nivel aproximado de calidez o frialdad: a la armonía fría le van mejor los colores fríos, que son aquellos que vienen del azul, y a la cálida, los tonos cálidos, los que vienen del rojo y el amarillo. 

Expandir imagen
Infografía

Los beneficios de conocer nuestra colorimetría son varios. En primer lugar, la propietaria de @arnemanndr cita que permite crear impactos positivos en los demás, al igual que influye directamente en la autoestima. “Todo el mundo tiene un impacto favorable o desfavorable de una persona basado en los colores que lleva. Por otro lado, cuando llevamos un color que nos favorece, eso se traduce en piropos que incrementan nuestra autoestima”, dice.

Otra ventaja es el aspecto económico. Y es que ser conscientes de los tonos que ayudan a resaltar nuestra apariencia, nos permite comprar de manera inteligente. “No gastamos dinero en ropa que creemos que nos queda bien cuando nos la medimos en la tienda y que luego dejamos en el clóset por un año o dos, hasta que terminamos desechándolo o regalándolo”, comenta Arnemann. 

El negro, ¿es siempre acertado? 

Expandir imagen
Infografía

El negro siempre es una opción acertada, es una frase que hemos escuchado muchas veces y que hemos interiorizado. Sin embargo, la realidad es que este color no le queda bien a todo el mundo. “El negro –explica Arnemann- es la ausencia de color o los contiene a todos. Una de los aspectos sobre él es que tiene mucho azul, y el azul es un color frío”. Lo mismo pasa con el blanco: al ser la ausencia de color, no favorece a las personas pálidas. 

¿Y si los colores que nos quedan mejor no son de nuestro agrado? En ese caso la experta recomienda mezclar lo que nos gustan con los que nos quedan bien, tomando en cuenta que los tonos favorecedores siempre deben ir en la parte superior. “No se trata de dejar de usar los colores que nos gustan, sino de saber complementar para crear equilibrio y armonía”, aclara.

Aunque la profesional advierte que para una persona sin conocimiento en el área puede ser complicado autorealizarse una codificación de colores, dice que el procedimiento puede hacerse en casa. Eso sí, para realizarla es fundamental estar totalmente desmaquillada y frente a un espejo con suficiente luz natural o luz blanca. 

Expandir imagen
Infografía

La colorimetría se inicia con la identificación del tono de la piel. Para ello, puedes probarte una prenda en la parte superior color rosa y otra naranja. Si la rosa potencia tu aspecto físico, significa que eres fría, mientras que, si es el naranja, eres cálida. Otra forma de determinarlo es fijándote en las venas de tu muñeca: si son azules o moradas, eres fría y si las ves verdosas, eres cálida. 

El siguiente paso es seleccionar los colores que vayan de acuerdo a tu piel: a las personas frías les suele quedar mejor el morado, rosado, azul rey, verde y tonos pastel, mientras que a las cálidas le sientan el naranja, beige, marrón, mostaza y coral. 

La idea es colocar una bata blanca sobre tu cuerpo e ir probando telas de colores en el cuello para ver el efecto que producen en el rostro. Los colores que más te favorezcan te iluminarán y ayudarán a disminuir las imperfecciones, las marcas o zonas oscuras, las ojeras e incluso pueden hacer que tu dentadura se vea más blanca.

TEMAS -

Periodista de Revista. Me apasiona escribir sobre salud mental y relaciones de pareja. De no ser periodista, sería psicóloga con un blog.