Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Parque Colón
Parque Colón

La "Escuelita de Música del Parque Colón": la solidaridad hecha arte

Todos los domingos estudiante reciben clases de música en el Parque Colón

El emblemático Parque Colón, en la Ciudad Colonial, cada domingo se convierte en un “gran concierto” de matices musicales con notas perfectas y desafinadas que se redoblan al impactar las viejas edificaciones cada vez que estudiantes de La Escuelita de Música del Parque Colón se afanan en dominar todo tipo de instrumentos.

Desde las 10:00 de la mañana y hasta las 2:00 de la tarde más de 500 niños, jóvenes y adultos se dan cita en el lugar y en todo el parque se unen en células para recibir las instrucciones de alrededor de 60 profesores que imparten docencia de instrumentos musicales de viento, cuerda y percusión.

Desde los cuatro años y sin límites de edad, se ofrecen las clases con profesores profesionales, incluso algunos graduados en prestigiosas escuelas como la de Berklee. Carmen Bonilla es la maestra de los niños, es de la escuela elemental de música, pero también la escuela cuenta con el apoyo del maestro Orlando Faxas.

También cuentan con prestigiosos profesores de las Universidades de Autónoma de Santo Domingo y de la Pedro Henríquez Ureña.

Allí se aprende a tocar de todo: desde piano, violín, saxofón, trompeta, clarinete, guitarra, contrabajo, flauta, conga, tambor, hasta güira y tambora, además de lectura de música, arreglo y composición. Una gama de instrumentos al gusto y preferencia de los interesados.

La Escuelita de Música del Parque Colón nació hace siete años de la mano del músico callejero Camilo Rijo, que luego de padecer de un cáncer y recibir ayuda económica de mucha gente para curar su enfermedad decidió, en agradecimiento, devolver a la sociedad parte de su talento, pero principalmente a los niños de la calle, a los sin hogar.

Para el tratamiento de su enfermedad se recaudó una gran cantidad de dinero por las donaciones que hicieron las personas y al curarse el restante decidió invertirlo en los más desamparados sociales ofreciendo ese servicio. Algunos lo aprovechan y otros no le dan la debida importancia e incluso en ocasiones molestan a los estudiantes.

Hace dos años que cualquier persona que desee tocar cualquier instrumento puede visitar el parque Colón en el horario señalado y comenzar a estudiar, sin más costo que una contribución que pueda ofrecer para el mantenimiento del proyecto, que incluye contribución a profesores, compra y reparación de instrumentos y el pago de una deuda de 40,000 pesos.

No hay burocracia, no es necesarios ir a ningún lugar a inscribirse, simplemente va con o sin su instrumento y de inmediato comienza a aprender a tocar el de su gusto. Es algo informal por el lugar, pero muy estricto en la enseñanza y como muestra, es que ya algunos alumnos, entre ellos niños y jóvenes de la calle, han logrado un oficio para vivir y varios estudian música a otro nivel en el Conservatorio Nacional.

En medio del aleteo de las palomas, de las visitas recurrentes de contertulios, comensales o simplemente amantes de la Ciudad Colonial, los estudiantes aprenden a tocar en un espacio donde no se les han puesto límites, hasta ahora, por parte de la autoridad, aunque sí de algunos residentes y visitantes que no le dan valor a esa filantrópica labor.  

Camilo cuenta que los estudiantes que tengan sus instrumentos pueden llevarlos, pero los que no tienen también pueden practicar con los que tiene la Escuelita, que los van rotando durante las cuatro horas de docencia musical cada domingo.

“Lo que queremos es tener cada vez más estudiantes para así tener más personas interesadas en la música porque esto es precisamente lo que queremos con este proyecto, motivar a la gente a la música y las artes, en el país hay una especie de analfabetismo musical, no se enseña música en las escuelas, a mí no me enseñaron guitarra clásica, yo estudié y me hice músico profesional”, explicó.

Con los estudiantes más avanzados, los domingos en la tarde, después de las clases de la mañana se hace un ensayo con la orquesta de la Escuelita que integran estudiantes y profesores y se pone de manifiesto lo aprendido, y además sirve para promover la escuela.

Camilo Rijo, quien fue finalista en “Hombre y Mujer del Año” de Diario Libre en el 2016, cuenta que ya tienen grupos de bachata, orquesta de cámara, salsa y merengue, guitarrista clásico y poco a poco se van formando grupos con los estudiantes egresados de la Escuelita de Música del parque Colón.

Sus aspiraciones son tener más alumnos para difundir la música, sacar más niños de la calle y contribuir con una mejor educación musical. No descarta que exponentes de rap y dembow se sumen a esa causa e impartan clases de ese género.

"Estamos a favor de la diversidad, queremos apoyar toda manifestación cultural. Aquí se enseña todo tipo de música, por qué no enserar rap y dembow, encantado de que cualquier artista urbano quiera venir a enseñar aquí, porque lo que queremos es formar músicos profesionales y para ello contamos con profesionales de la música."Camilo RijoFundador de la Escuelita de Música del Parque Colón

Para cualquier ayuda, Rijo dice que lo pueden contactar a su teléfono 829 086-7572 por vía de Patreón.com/pmpcescuelita de música parque colón y los números de cuenta son: 792648 y Bareservas 9603566832.

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social por la universidad O&M. Ha ejercido el periodismo desde 1988 en radio, televisión y periódicos.