Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Bad Bunny
Bad Bunny

Bad Bunny revienta el Estadio Olímpico

En su primera noche, el artista urbano interpretó alrededor de 30 canciones

El cantante urbano puertorriqueño Bad Bunny está consagrado en suelo dominicano.

Benito Antonio Martínez Ocasio, nombre de pila del reguetonero de 28 años, lo demostró en la primera de dos noches ante un Estadio Olímpico a sus pies, completamente lleno.

La escenografía, que se repite intacta en todos los escenarios donde se ha presentado con su gira "World Hottest Tour" simuló una gran fiesta en la playa.

De esa manera, y a las 9:49 de la noche, comenzó la descarga musical con "Un verano sin ti" y cantando todos los hits mundiales de este nuevo disco que ya ha sido nominado al Grammy Latino.

"Moscow Mule", "Me porto bonito" y "Un ratito" encendieron a los presentes, a tal punto, que solo bajaban la onda en los temas un poco románticos como "Vete" y "La canción".

Bad Bunny llegó vestido bien tropical, imponiendo el color blanco en casi todo el look. Ya a mitad del show se quitó los tenis para entrar más en el personaje de un coro de sol, playa y arena.

El artista urbano Rauw Alejandro fue el primer invitado con quién cantó "Party".

No dejó de hacer sus movimientos pélvicos que esperaban las fanáticas e interpretó su nuevo y viral tema "Punto 40 Año 2077".

Reguetón, dembow, trap

Expandir imagen
Infografía
Bad Bunny duró casi tres horas en el escenario. (SUMINISTRADA)

Todo lo que engloba lo urbano fue disfrutado. El reguetón, trap, la música electrónica, el dembow y el mambo fueron los ritmos distintivos.

"Dónde están los que quieren perreo esta noche", repitió Bad Bunny recibiendo la ovación total. Un aura positiva de optimismo mantuvo al artista cercano con las 50 mil almas en el aforo, cifra que dieron a conocer los organizadores.

Interpretó con la misma entonación que en sus temas grabados. Siguió con "La corriente" en colaboración con el boricua Tony Dize, "Tarot", "Me porto bonito", "Efecto" y "Neverita", lo más cercano al electro pop de los 90.

El Conejo Malo dejó saber que esta no era una noche cualquiera, sino un party en RD, siendo esta tierra el inicio de la gira por Latinoamérica.

"Se siente la energía de RD. Ustedes no se cansan, nosotros tamo' ready pa' durar", dijo cuando los minutos avanzaban sobre las 10:00 de la noche.

En ese momento paró un poco de lo nuevo e hizo un popurrí de sus anteriores producciones "X100pre" y "YHLQMDLG" dejando que canten al unísono "La Romana", pero sin El Alfa.

El corto viaje hacia atrás, ya que el cantautor irrumpió en la escena artística en 2016, siguió con puros hits mundiales: I like it, con Cardi B y J Balvin y "Te boté remix", la canción que supera el billón en YouTube y que lo dio a conocer junto a Ozuna.

"Yo también la estoy pasando cabrón. Desde que me bajé del avión sentí la energía de RD", continuó un conversador Bad Bunny ante el público eufórico. En ocasiones se detenía a admirar cómo la multitud se vacilaba el evento.

Un concierto conceptual

El concierto de Bad Bunny fue un espectáculo visual y conceptual. No se trató de una gran escenografía montada, sino de un concepto de principio a fin. Se puede decir que es la descripción del álbum "Un verano sin ti" desde la primera a la última canción.

De forma artificial pero muy bien lograda, arena, cocoteros, una silla de playa, la neverita (como la canción) y una gran pantalla gigante fueron el atractivo principal. Cada elemento tuvo su razón de ser y Bad Bunny apareció entre una nube de humo con una neverita y vaso en la mano, se sentó y comenzó a cantar.

La gran tarima en forma de L permitió que el artista urbano se acercara más a su público en su primera noche en el Estadio Olímpico Félix Sánchez.

En este 2022, Coldplay, con su tour "Music of the spheres" y Bad Bunny han ofrecido experiencias similares en cuando a concepto y montaje.

En otro momento del show, Bad Bunny se sube a  una 'mata de coco' artificial bien sujetado y recorre todo el estadio desde una altura considerable. Terreno y gradas vieron al exponente "de ahí a ahí".

Expandir imagen
Infografía
Bad Bunny se subió a un cocotero artificial para recorrer el estadio completo. (SUMINISTRADA)

El artista agradeció en todo momento a la República Dominicana, siendo este país una influencia a la hora de componer y ha resaltado los ritmos criollos.

El reguetón puro llegó con "Safaera" y "Yo perreo sola", y luego volvió a ubicarse en "Un verano sin ti" para seguir con "Titi me preguntó", una de las más esperadas y que guarda un mensaje detrás: el machismo que absorben los varones desde el hogar y por miembros de la familia.

"Titi me preguntó si tengo muchas novias, muchas novias, hoy tengo una y mañana otra, pero no hay boda, dice el verso del dembow que tiene otra influencia dominicana con los acordes de una guitarra tomada de una bachata de Anthony Santos.

"Yonaguni" y "Callaíta" fueron de las más coreadas.

Los bailarines diversos de Bad Bunny

El cuerpo de baile tuvo una energía única. Fueron protagonistas por igual. De variada estatura, peso y orientación sexual, ellos simularon ser un coro de amigos; cambiaban de vestuario según la onda y pasaron del discotequeo a una fiesta playera con trajes de baño, lentes y sombreros.

Bad Bunny no se apoyó en este concierto de colaboraciones más que las mencionadas. Y no las necesitó.

Volvió a recordar un poco sus inicios y cantó temas de trap en su etapa más explícita: Diles, Vuelve, Me mata, Tu no metes cabra (en homenaje a Héctor El Father) y Soy peor.

Como fiel admirador del dembow, el segundo invitado fue el nuevo exponente Ángel Dior, quien subió a escena emocionado, siendo su primera experiencia en todo lo que tiene que ver con la música.

Sí, solo tiene tres meses de carrera y trató de entonar el tema viral (A E I), pero pareciera que esa grabación se dio en un set improvisado y esta noche se perdió en vivo tratando de ir al ritmo del rápido e inentendible tema.

Fue notable su felicidad y el público lo aplaudió en medio del espaldarazo de Bad Bunny, quien para ese momento, a dos horas sin pausas, ya estaba en chercha bailando dembow y se había quitado los tenis. También tomó vino.

Subió La Kisty, un personaje transexual de las redes sociales para escenificar lo que parecieran las fiestas virales de La 42 del barrio Capotillo.

 

La fiesta

Expandir imagen
Infografía

Y así fue transcurriendo el concierto hasta rondar la 1 de la madrugada. "Desde lo más profundo de mi corazón, gracias Santo Domingo,  gracias República Dominicana", fueron sus palabras mientras lo llamaban por su nombre ¡Benito, Benito!".

"No hay Bad Bunny sin el apoyo de República Dominicana. Gracias de corazón", recalcó.

Para "El apagón" manifestó tu orgullo boricua y pidió que hagan una bulla a todos los puertorriqueños presentes. En esa canción el Olímpico se 'apagó' para dejar en el fondo otra crítica, los apagones que se viven en PR y a la vez el deseo de que todo mejore en su isla.

Una realidad que no es diferente de República Dominicana.

Los fanáticos que subieron se quedaron en tarima, tal y como en otros shows, sirvieron para dar la sensación de una gran fiesta.

Y así se despidió a ritmo de "Después de la playa", un mambo que puso a mover a la multitud y a dar pasos de merengue con tambora y güira en vivo, convirtiendo al estadio en una gran pista de baile bajo una lluvia de fuegos artificiales que dejó a los dominicanos y extranjeros alegres y satisfechos.

Los conciertos de Bad Bunny son producidos por Gamal Haché.

Expandir imagen
Infografía
El concierto culminó con fuegos artificiales. (SUMINISTRADA)

 

Problemas y estafas con las boletas

Previo al concierto, múltiples personas denunciaron por las redes sociales que fueron víctimas de estafa por la compra de boletas virtuales. La modelo e "influencer" dominicana Leidyn Bernárdez dijo que fue víctima de estafa y fraude tras ser contactada para promover en sus redes sociales la compra de boletas de forma digital a través de un individuo (que desconocía se trataba de un estafador) para los conciertos del "Conejo malo".

Ya en el estadio, frente a las estafetas de Uepa Tickets, se observaron largas filas de personas que iban a validar sus entradas. Varios de los que fueron se encontraron con sus boletas inválidas y estaban en espera de respuestas del personal.

Los problemas se dieron tanto en boletas físicas como digitales.

“Esa gente están jugando con los fanáticos, nosotros que vinimos desde tan lejos”, se quejó un joven que prefirió omitir su nombre, y que viajó desde Punta Cana. 

TEMAS -

Apasionada del arte, la cultura, el turismo y la radio. Escribe para la sección Revista de Diario Libre. Egresada de Comunicación Social por la UASD y del Máster en Comunicación e Identidad Corporativa por la UNIR.