Marc Anthony deja su alma en el Estadio Quisqueya

  • El astro boricua dejó a fanaticada complacida tras casi 2 horas de espectáculo

SANTO DOMINGO. La salsa romántica corre por las venas de los dominicanos. La noche del sábado se comprobó esa teoría pues el Estadio Quisqueya Juan Marichal se convirtió en una gran pista de baile con la presentación del salsero puertorriqueño Marc Anthony.

“El flaco”, como algunos le llaman, demostró que es un artista consagrado y querido por la gente, logrando con su poder de convocatoria llenar el coloso del Ensanche La Fe.

A las 8:30 de la noche la cantante dominicana Marielle Hazlo fue la encargada de abrir el show tras un cálido recibimiento. Ataviada con un body de lentejuejas, botas negras, junto a su equipo de bailarines, cantó y bailó tres temas. “Nadie como tú”, “Algo mejor que tú”, su canción que tiene más de 4 millones de reproducciones en YouTube y para la canción “Demasiado brutal”, llamó al cantante colombiano Mike Bahía. El público respetó su participación.

Marc Anthony deja su alma en el Estadio Quisqueya
Los hermanos Turizo

El público joven acogió con algarabía a los hermanos colombianos Manuel y Julián Turizo, los cuales con el tema “Vaina Loca” junto a el cantante urbano Ozuna se han dado a conocer en el país.

A las 9:00 p.m. suena el intro de “Una Lady como tú” y el aforo saltó de sus asientos. De inmediato salieron a escena vestidos de negro Manuel y Julián Turizo, los hermanos colombianos de 18 y 21 años, quienes lograron una participación aplaudida en sus 50 minutos en el escenario. Lucieron tranquilos, sencillos, cómplices y maduros, conjugando una fórmula que les asegurará la permanencia. “Buenas noches, un placer estar aquí disfrutando la música, espero que disfruten igual que nosotros”, expresaron.

Mientras Manuel cantaba, Julián lo acompañaba con su ukelele y les entregaban sonrisas y besos a las admiradoras. Siguieron con “Déjate llevar”, “Esperándote”, luego un intermedio de bailarinas que fueron aprovechados por ellos para un segundo cambio de vestuario, esta vez con t-shirts amarillo y blanco, respectivamente.

Sus fanáticas corearon “Déjala que vuelva” y “Vaina loca”, el hit junto a Ozuna. Después vino una sección acústica donde se pudo apreciar la calidad vocal de ambos al compás del ukelele y una guitarra acústica, interpretando “Vámonos”, “Culpable” y “Bésame” y se despidieron nuevamente con “Una lady como tú”, no sin antes invitar a luchar por sus sueños; ellos son el reflejo de eso. “En diciembre de 2016 sacamos “Una lady como tú”, yo tenía 16 años, los sueños sí se cumplen, esa canción va a ser siempre de ustedes. Gracias Santo Domingo”, manifestó Manuel Turizo.

Marc Anthony deja su alma en el Estadio Quisqueya
Marc Anthony: un show memorable

A las 10:30 p.m. empezaron a sonar los acordes de “El cantante”, el famoso tema de Héctor Lavoe, y las luces iluminaron a Marc Anthony, vestido impecablemente con un t-shirt blanco, saco blanco, jeans y sus acostumbrados lentes negros. El resto fue ovación total.

“Valió la pena”, del disco “Amar sin mentiras” (2004) dio inicio formal a su presentación que se extendió por casi dos horas, culminando a las 12:22 de la medianoche. “Hubo alguien” puso a cantar a todo pulmón a más de uno con el mismo sentimiento que le impregna Marc Anthony, quien hace una especie de actuación cuando interpreta sus temas. Se paseó por sus hits icónicos y coqueteó con el bolero. “Hasta ayer”, de su álbum “Todo a su tiempo” (1995) fue fusionada con una guitarra eléctrica conectando con el gusto de la gente.

“¿Cómo la están pasando?”, dijo un Marc Anthony sonriente y sudado de tanto moverse de un lado a otro. Y continuó: “Gracias por darme la oportunidad de compartir con ustedes; estoy en casa. Vamos a cantar un poquito de todo”. Y así fue. Siguió con “Flor pálida” de su disco “2.0” lanzado en el año 2014.

No hubo momento de descanso. Se podían apreciar a las personas enviando audios por WhastApp cantando las canciones de Marc.

El escenario cambió con luces rojas para un set de baladas. “El flaco” se alzó nuevamente por su calidad vocal en vivo, mostrándose impecable. Es del todo conocida su admiración por los maestros José Luis Perales y Juan Gabriel y su medley contó con los temas “Abrázame muy fuerte” de Juan Gabriel y “¿Cómo es él?”, de José Luis Perales donde mostró total melancolía con esta última. Siguió con “Ahora quién”, “Te amaré” y “Palabras del alma”, la que calificó como su favorita.

Volvió el momento de seguir bailando salsa y tocó una breve mezcla de sus famosas canciones. Pero cuando interpretó “Que precio tiene el cielo”, el estadio se volvió una sola voz. La energía del astro boricua no paró en ningún instante. Con total histrionismo se entregó con el tema “Te conozco bien” y luego se “despidió” con “Mi gente”, de su sonero admirado Héctor Lavoe.

El público pidió que regresara y como suele suceder en sus conciertos, la emoción lo tomó por completo. Se paró en medio del escenario a contemplar la algarabía, admiración y respeto de los asistentes, por lo que les pidió encender las luces de los celulares para contemplar la cantidad de personas que lo fue a ver al show. Hizo un gesto de agradecimiento y culminó en su punto más alto con “Tu amor me hace bien” y “Vivir mi vida”, corriendo la medianoche.

Los asistentes fueron dejando el estadio complacidos y cantando sus éxitos. Un momento parecido se vivió con su participación en el pasado Festival Presidente 2017, cuya cartelera artística atrasó su recital, empezando a cantar a las 3:25 de la madrugada, pero los admiradores en el Estadio Olímpico, casi lleno, lo esperaron hasta el final.

Fue notable una afluencia de personas mayores que se dieron cita con sus familiares, de igual forma, de jóvenes en parejas y en grupo de amigos. En efecto, el concierto reunió a varias generaciones.

Trato a la prensa

La prensa que asistió a cubrir el concierto de Marc Anthony como parte de la plataforma del Verano Presidente 2018 que organiza la Cervecería Nacional Dominicana (CND) pudo verlo en un espacio que habilitaron en las gradas, especialmente en el Dogout del Escogido. Desde allí, obviamente los artistas se divisan en miniatura y con el apoyo de las pantallas gigantes. Es un punto que debe considerarse para la próxima.

20180902 https://www.diariolibre.com

+ Leídas