• 1

|Artistas clásicos|
| 07 AGO 2018, 12:00 AM

Todo Tchaikovsky, solo Tchaikovsky

Mañana arranca la temporada de la Orquesta Sinfónica Nacional en el TN

Vadym Kolodenko, en el ensayo con el maestro Molina.
Vadym Kolodenko, en el ensayo con el maestro Molina.
20180807 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. El 8 de agosto tenemos una cita en el Teatro Nacional Eduardo Brito: se inicia la temporada de la Orquesta Sinfónica Nacional, y vamos a escuchar el primer concierto de la temporada dedicado al compositor ruso Peter Ilich Tchaikovsky. A las siete y media en el bar del Teatro, una hora antes del concierto, habrá una charla sobre el concierto con Eduardo Villanueva y Margarita Miranda. Les recomiendo asistir, pues las explicaciones nos ayudan a disfrutar aún más lo que será una noche estupenda.

Este primer concierto de temporada, está dedicado únicamente a la espléndida, envolvente y maravillosa música del compositor ruso Peter Ilyich Tchaikovsky. Con este concierto la Orquesta Sinfónica Nacional y su director titular en la batuta conmemoran el 125 aniversario de la muerte del genial compositor.

A mi entender y el de muchos la música de Tchaikovsky llega directa y cautivadoramente a millones de personas que jamás han pensado en la angustiosa vida del compositor, su dolor, sus problemas al enfrentar su propia personalidad. Si la música de Tchaikovsky hubiese sido tan angustiada y retorcida como su carácter, hubiera sido insoportable, pero si su vida fue desdichada, su música es sencillamente gloriosa y directa. Le gustaban las canciones populares rusas y las utilizó o imitó en muchas obras, lo cual aporta una cadencia fácil y alegre a su obra incluso en los momentos más tristes.

Se inicia el concierto con la Obertura Fantasía de Romeo y Julieta, escrita en 1870, esta fantasía fue el primero de sus tres trabajos de música descriptiva basados en dramas de Shakespeare, luego siguen La Tempestad, y Hamlet. La música narra de manera gloriosa la historia de amor de Romeo y Julieta. Por momentos escuchamos una suave melodía, la agitación, los movimientos veloces, la tragedia; Romeo y Julieta están presentes en cada una de las notas. La que escucharemos en este concierto es la tercera de las revisiones que hizo Tchaikovsky sobre esta obra a través de una década y la que se escucha en todo el mundo. La reconoceremos fácilmente, pues ha sido utilizada en montón de películas en todos los idiomas.

A continuación viene uno de los más bellos y brillantes conciertos románticos que existen, el concierto No. 1 para Piano y Orquesta. Este concierto ha sido interpretado por todos los pianistas del mundo, ya sean los más reconocidos y los no tan famosos, es un caballo de batalla. Pero realmente, lo podemos oir cien veces, mil veces y nunca podremos negar su belleza y majestuosidad. Considerado como un concierto de bravura, un término italiano que significa brío, destreza. Es verdaderamente impactante, como un golpe directo a la yugular. Escuchándolo, un sentimiento nos envuelve y nos deja sin aliento. Es una sensación maravillosa cuando dejamos que la belleza de esta pieza nos tome por completo.

Hay cientos de grabaciones, los animo a buscarlas, como diría Eduardo Villanueva, “San Google” las tiene todas. Personalmente tengo varias favoritas, la de Van Cliburn, cuando conquistó a los rusos ganando el Concurso Tchaikovsky; la del director Charles Dutoit y la fenomenal Martha Argerich al piano. También Lang Lang, Yuja Wang, todas están al alcance de nuestras manos.

Pero nada supera escuchar el concierto en vivo y con un buen solista más aún. El solista de esta noche, el ucraniano Vadym Kolodenko fue ganador de la Medalla de Oro en el Concurso Van Cliburn en 2013. Luego del concurso se traslada a vivir a Estados Unidos donde inicia su ascenso. Viviendo en Texas, la tragedia lo golpea de manera horrible, su esposa, que venía confrontando problemas mentales, ahoga a sus dos pequeñas hijas. El las encuentra cuando las va a recoger para llevarlas a la escuela. Esta tragedia pudo haber terminado con su carrera, sin embargo a través de la música ha encontrado solaz y ha logrado continuar lo que es una exitosa carrera como el magnífico pianista que es. De él podemos esperar una interpretación del concierto muy personal que me atrevo a decir nos conquistará.

Despues del intermedio, escucharemos la Sexta Sinfonía (Patética), que se ha convertido en una de las favoritas de la Orquesta, de su Director el Maestro José Antonio Molina y del público. Esta sinfonía está calificada como una de piezas orquestales más asombrosas de Tchaikovsky, con valses, mezclados con los lentos y desconsolados movimientos de una marcha fúnebre. Aquí Tchaikosky marca como en ninguna otra sinfonía su obsesión con la idea de que el destino le asechaba, tocando su puerta constantemente. Una semana después del estreno de la Sexta Sinfonía, Tchaikovsky fallecía al tomar un vaso de agua contaminada.

Les invito a disfrutar de este concierto, les invito a dejarse llevar por la música de Tchaikovsky, disfrutemos de un gran concierto. La cita es el 8 de agosto, en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito a las 8:30 pm.

Programa: Lo mejor de Tchaikovsky

Empieza el concierto con la Obertura Fantasía de Romeo y Julieta, obra de 1870.

Le seguirá el Concierto número 1 para Piano y Orquesta, uno de los más famosos e interpretados del compositor ruso. La Patética, sexta Sinfonía de Tchaikovsky y una de las preferidas del maestro Molina ocupará la segunda parte.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese