"Ojo" con las enfermedades epidemiológicas

SANTO DOMINGO. En los últimos días hemos visto como algunas enfermedades se han vuelto el tema principal de los responsables de la salud. Sin embargo, conocerlas y saberlas tratar es uno de los vitales pasos que debemos dar para evitar males peores.

Según nos explica Mercedes Castro Bello, jefa de Epidemiología- Ciudad Sanitaria Dr. Luis E. Aybar, conservar la higiene es la clave para prevenir lo que es: tétano, meningococcemia, malaria, enfermedades gastrointestinales, letospirosis y dengue. Estas dos últimas, las más comunes y mortales en la población dominicana.

"Los tiempos de lluvia siempre han sido propensos para que estas epidemias salgan a hacer de las suyas. Es por esta razón que el centro desde que llega septiembre está atento a cualquier caso que se presente y se les ruega a la población visitar su médico. Gracias a los tantos mensajes las personas han tomado conciencia y desde que sienten cualquier síntoma de fiebre acuden a las emergencias. Estos casos, que en su mayoría -si no se atienden a tiempo- son mortales, no seleccionan sexo ni edad", explica la experta. Señala que de leptospirosis, el año pasado tuvieron aproximadamente unos 300 casos, con 96 muertes y 80 hospitalizados. En lo que va de este año ha bajado a casi la mitad, 141 casos es lo que se ha registrado en los últimos meses.

En cuanto al dengue, la doctora afirma que en el 2007 -considerado no brote- tuvieron 640 casos, sin mortalidad. En lo que va del año han atendido 207 casos.

"Para que cualquier epidemia sea un brote tiene que ser que ser la misma época, el mismo lugar, la misma situación y que los casos aumenten", aclara.

Conocer los principales síntomas es muy importante: fiebres, dolor en los ojos, en articulaciones, esto es una alerta de dengue y cualquiera de sus tipos. Meningitis: fiebres muy fuertes. Lestospirosis: fiebres, ojos amarillentos, dolor en las pantorrillas. Malaria, a diferencia del dengue vive en aguas sucias, lodos, agua estancadas y basuras. Todas estas enfermedades en cuanto a síntomas se pueden confundir.

Prevención

Lavarse las malos, no andar descalzo, hervir el agua, tener agua bien tapada con el borde untado de cloro, botar la basura, no tener agua estancada, limpiar las latas de comida del supermercados, no dejar comida fuera de la nevera, hervir las verduras, son algunas de las recomendaciones dada por la profesional de la salud.

Otra enfermedad que tiene preocupado a toda la población es la Conjuntivitis. Para el médico Tomás Vargas Martínez, del Instituto Contra la Ceguera, el exceso de lluvias trae consigo mucha contaminación y bacterias que afectan a los ojos como es el caso de la conjuntivitis. Estas conjuntivitis epidémicas son frecuentemente producidas por el virus de las conjuntivitis hemorrágicas, que es el que está ahora afectando con más frecuencia. "En los últimos meses la conjuntivitis ha crecido un treinta por ciento con relación al año pasado, lo que significa que el brote ha sido mayor", explica Vargas Martínez.

Las conjuntivitis bacterianas sin tratamiento duran de siete a 10 días. Las víricas,hasta dos semanas. Todos los tipos de conjuntivitis infecciosa son contagiosos.

Algunas de las medidas generales que sugiere el experto son: no introducirse en aguas estancadas, las aguas para lavarse las manos y la cara deben de estar tratada -unas 10 gotas de cloro o hervirla-. No se recomienda automedicación, pero existen gotas oftálmicas que pueden ser usadas como las llamadas "espuelitas de gallo", un medicamento inocuo que puede prevenir y hasta sanar la afección en la mayoría de los casos.

Ya cuando se tiene la enfermedad es prudente refrescar los ojos con compresas frías, lavarlos frecuentemente con aguas tratadas, algún jabón desinfectante, pero evitando que ese jabón caiga a la conjuntiva para no producir una afección química adicional a la que se tiene; tener utensilios exclusivos, visitar su oftalmólogo y aislarse ya que esta afección no mira personas específicas para su contagio.

Signos de alerta

Un dolor importante, la imposibilidad de abrir el ojo, que la luz resulte muy molesta (fotofobia), la hinchazón significativa de los párpados y los tejidos adyacentes de la cara, especialmente con fiebre, o la falta de mejoría en cuatro a cinco días.
20080929 http://www.diariolibre.com

+ Leídas