“Lo más difícil fue el proceso de identificación de cadáveres”

  • El excónsul Luis Eludis Pérez narró todo el proceso que le tocó liderar como máxima autoridad del país en Nueva York luego de los atentados contra las Torres Gemelas y las diligencias a favor de las familias de las víctimas que tuvo que hacer.

Para el exconsul dominicano en Nueva York (2000-2002) en la gestión del presidente Hipólito Mejía (2000-2004), Luis Eludis Pérez, lo más difícil para la comisión que encabezó, y que tenía como fin ayudar en todo cuanto fuera posible a los familiares de las víctimas del atentado terrorista del 11 de septiembre, fue el proceso de identificación de cadáveres.

Pérez narró que una vez el Departamento de Estado determinó que se trató de un ataque terrorista lo llamaron a su casa y le pidieron que no saliera de allí a menos que ellos se lo requiriera, que se quedara en su casa.

Cuando intentó comunicarse con los viceconsules y el personal del Consulado, ellos le comunicaron que fueron evacuados por oficiales del Departamento de Estado y que el edificio fue cerrado.

“Esto creó un ambiente un tanto tenso con el señor canciller (Hugo Tolentino Dipp), porque él me preguntaba que por qué había yo cerrado la sede y que le hiciera un informe del porque lo había hecho, que a cuantas cuadras estábamos de las Torres Gemelas, que qué distancia mediaba, para él ver si se justificaba que yo cerrara la sede. Yo le dije no, no se trataba de mí, ni se trata de nadie en el Consulado, fue una disposición del Departamento de Estado comunicada a través de unos oficiales que fueron al consulado y urgieron a que todo el mundo saliera rápidamente. Él no lo creyó así y entendió que el problema era menor de lo que realmente fue”, dijo Pérez.

Luego de esta situación dijo que tuvo que llamar al presidente Mejía, contarle la dificultad que estaba teniendo con Tolentino Dipp y que el presidente entonces lo puso al frente de una comisión que le comunicó nombraria para brindarle ayuda a los dominicanos.

Entre los sugeridos por Mejía para la comisión estaban el secretario de Agricultura, Eligio Jáquez y Hugo Guilliani Cury, entre otros, pero con la agravante de que se encontraban en el país y los aeropuertos estaban cerrados.

“Con motivo de la celebración de los juegos Patrios de la Mancomunidad Dominicana se encontraban aquí el secretario de deportes, César Cedeño, el secretario de Asuntos de Ultramar, Antonio Torres, Antonio Peña Guaba, Hugo Guilliani Cury (que acababa de colocar 300 millones en bonos soberanos), entonces yo le sugerí que como ellos estaban aquí ( en Nuva York), no tenían que volar, que nombrara a esa comisión y así lo hizo”, recordó Pérez.

“A partir de ahí se inició un peregrinaje nuestro tratando de averiguar cuántos y cuáles eran los dominicanos que se encontraban en las Torres Gemelas provocando esto que tuviera algunas dificultades por el hecho de que nosotros estábamos llevando un conteo de los dominicanos que íbamos detectando y que se dio un pequeño impase con las autoridades y con el Departamento de Estado porque ellos decían que eran los encargados de hacer este tipo de conteo y que nosotros no estábamos autorizados, y que ellos nos comunicarían en su momento los números oficiales y que no podía ser”, afirmó el exdiplomático.

El número de víctimas que creen perecieron fue de 68, pero la cifra oficial es de 47, este fue el número que ofrecieron las autoridades norteamericanas. En opinión de Pérez eso de debió a que ellos contaban como ciudadanos norteamericanos a los que habiendo nacido en territorio dominicano adquirieron la nacionalidad norteamericana y por tanto fueron contados como estadounidenses.

Esto “de algún modo complicó el conteo que nosotros estábamos llevando y hacerlo un poco subrepticio y cuando nosotros íbamos por 38 dominicanos tuvimos que ir dejando el asunto como estaba para que finalmente el Departamento de Estado nos dijera que habían muerto 47 dominicanos y según lo que subrepticiamente íbamos llevando, ese número iba por 68, pero oficialmente son 47”, dijo Pérez.

Sobre el proceso de identificación de las víctimas y repatriación de cadáveres consideró que ese fue un “trabajo tortuoso y difícil, ya que tuvieron que andar por sindicatos, hospitales, en comunicación con él médico examinador, con las autoridades de la ciudad”, y el proceso fue bastante frustrante.

Recordó que a través de un dominicano un dominicano, que era subdirector de un departamento importante de la ciudad, pudieron acceder a una serie de cosas, pero que luego él tuvo problemas con su jefe porque le cuestionó sobre si trabajaba para la ciudad o para el Consulado.

La mañana del 11 de septiembre de 2001

El el exconsul Luis Eludis Pérez recordó que se encontraba en la casa desayunando con el entonces secretario de Asuntos de Ultramar Antonio Torres Morillo, que se encontraba en la ciudad de Nueva York y que el sábado anterior habían participado de la inauguración de los juegos patrios, los juegos de la mancomunidad, inaugurados por el secretario de Deportes, César Cedeño.

“La primera impresión fue de asombro, de incredulidad y poco a poco fuimos aceptando la realidad”, dijo Pérez.

“El asombro en ese momento todavía no había sido tan grave como la imagen surrealista que pudimos ver en el momento que se derrumbaban como naipes las dos Torres Gemelas y en la medida que iban cayendo como que le entraba a uno una angustia, una ansiedad que no sé cómo describir”, narró el exfuncionario.

Pérez narró que ese día también un grupo de antisociales “que se encontraban esperando una oportunidad intentaron asaltar una sucursal del ‘Chase Manhattan Bank’, ubicado en la San Nicolás y avenida 181, entendiendo que en medio de la confusión le hubiese sido fácil”, lo que no les fue posible ya que las autoridades los detuvieron y fueron apresados.

Testimonio

Pérez recuerda el caso de una niña cuya madre falleció en los atentados y que cada vez que sonaba el timbre en la casa salía corriendo y gritando “llegó mami, llegó mami”.

También recuerda que una familia realizó tres funerales porque las autoridades les entregaron restos de su pariente en tres ocasiones distintas, por lo difícil que fue el proceso de intensificación de las víctimas.

*Escríbanos sus inquietudes, sugerencias y comentarios a redaccionusa@diariolibre.com.

20210910 https://www.diariolibre.com

+ Leídas