A dos semanas de empezar año escolar liceo de Villa Mella no tiene ni profesores

  • No hay fecha de cuándo se comenzaría a impartir el “pan de la enseñanza”
$!A dos semanas de empezar año escolar liceo de Villa Mella no tiene ni profesores
La escuela del nivel primario Otilio Polanco Soto, de jornada extendida, que acogió la matrícula completa de la escuela María Auxiliadora, en cuyas instalaciones se construyó el liceo secundario con el mismo nombre y al que le “falta de todo” a dos semanas de empezar el año escolar.

En el liceo María Auxiliadora de San Felipe de Villa Mella, recientemente habilitado para alojar a casi mil niños y adolescentes que se quedaron sin cupo en ese sector, a dos semanas de haberse iniciado el año escolar 2019-2020 todavía no se empieza a impartir clases porque no tiene butacas, mobiliarios de oficinas y tampoco docentes.

Anteriormente, el centro solo funcionaba como escuela de básica que luego fue integrada al programa de tanda extendida y por la sobrepoblación que hay en el sector se construyó otra área para alojar a los de bachiller, pero no han llevado los mobiliarios y el personal que debe trabajar.

Los padres que han contactado a Diario Libre dicen que les han prometido que sus hijos serán enviados a otros liceos a pesar de que no hay cupo en la mayoría de los demás centros del municipio Santo Domingo Norte.

Entrevistados vía telefónica, personal del liceo María Auxiliadora informaron que ayer, jueves, acudieron funcionarios del Ministerio de Educación y en la evaluación que se hizo se determinó que “tenían necesidades urgentes”.

“Nos faltan todo el mobiliario tanto de oficina, como de butacas”, informaron a Diario Libre.

Al entregar, hace nueve meses, el plantel escolar del nivel primario Otilio Polanco Soto, en el mismo barrio, el entonces ministro de Educación, Andrés Navarro, prometió que para este año estaría funcionando ya el liceo, momento en el que se anunció su construcción.

El dirigente comunitario Eligio Cleto Ciprian dice que los estudiantes acuden casi diario al liceo para cerciorarse de cuándo empezarán finalmente a recibir “el pan de la enseñanza”, sin que se le informe de una fecha.

Emiliana Morel también dice que prefiere que su nieta empiece un poco más tarde a que la envíen a recibir clases en una aula saturada de estudiantes.

20190830 https://www.diariolibre.com

+ Leídas