139-112: Los Timberwolves siguen sin levantar la cabeza y caen ante los Bucks

Redacción deportes, 23 feb (EFE).- Los Milwaukee Bucks castigaron a los Timberwolves con su quinta derrota consecutiva en un partido en el que las estrellas de los dos equipos, Giannis Antetokounmpo y Karl-Anthony Towns (KAT), mantuvieron un mano a mano durante todo el encuentro.

Al final, Antetokounmpo fue el ganador al convertirse en el máximo anotador del encuentro, con 37 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, mientras que KATse quedó con 26 puntos, 8 rebotes y 11 asistencias. Mientras, el base español Ricky Rubio anotó 12 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias en un partido que al final los dos equipos convirtieron en un festival de triples: 96 intentos de los que se convirtieron 39.

La era de Chris Finch al frente de los Timberwolves empieza de la misma forma con que terminó la etapa de Ryan Saunders al frente del equipo de Minnesota, con una abultada derrota esta vez ante los Milwaukee Bucks que dejaron al descubierto las vergüenzas de los de Minneapolis.

El partido iba a ser siempre difícil para el equipo de Ricky Rubio y Juancho Hernángomez. Los Wolves son el peor equipo de la liga, con una defensa que hace aguas en el mejor de los días. Y jugaban en la casa de los Bucks, uno de los tres mejores equipos de la Conferencia Este con un Giannis Antetokounmpo que está teniendo una gran temporada.

El principal aliciente del partido era disfrutar el enfrentamiento entre Antetokounmpo y Towns y durante gran parte del partido, ninguno defraudó.

Desde el inicio del partido, Antetokounmpo impuso su dominio bajo el aro de los Wolves y a, pesar de ello, los de Minnesota plantaron cara a los Bucks durante los 12 primeros minutos del partido.

Finch encargó inicialmente a Jarred Vanderbilt la tarea de marcar a la estrella de origen griego. Pero el ala-pívot de los Timberwolves apenas podía seguir el ritmo de Giannis. En los 4 primeros minutos del partido, Vanderbilt acumuló dos personales mientras que Antetokounmpo sumaba 5 puntos, casi la mitad de los de su equipo.

Finch sentó a Vanderbilt e intentó con Jaden McDaniels, que consiguió parar al ala-pivot. Mientras, KAT mantenía el tipo y con la ayuda de los tiros de Malik Beasley y el movimiento de la pelota de Rubio, los Timberwolves igualaban los aciertos de los Bucks.

El primer cuarto terminó con un 38-36 para los de Milwaukee gracias a los altos porcentajes de acierto de los tiradores de Minneapolis que consiguieron un 65 % en los tiros de campo y un 66 % en los triples, cifras que eran superiores a las de los Bucks, con 52 % y 40 %.

El inicio del segundo cuarto fue similar. Los Wolves mantuvieron su efectividad en el ataque lo que permitía al equipo estar dos puntos arriba o abajo. Eran los momentos en los que Rubio ordenaba al equipo y se permitía anticipar a KATque entraría en la pintura para arrastrar a los defensores y dejarle un triple fácil.

Pero todo el meticuloso trabajo de ataque se vino abaja en los últimos 2 minutos del segundo cuarto. Tras un triple de Rubio que ponía el marcador 67-62, la efectividad de los Wolves despareció por completo y los Bucks endosaron un 12-0 a los de Minnesota que hundió al equipo.

Al descanso se llegó con un 79-62 en el marcador, con Antetokounmpo como el máximo anotador del partido con 22 puntos y 5 rebotes, seguido por KAT con 20 puntos y 3 rebotes. Beasley estaba con 16 puntos mientras que Rubio se quedaba en 7.

A partir de ese momento, todo lo que intentó Finch no sirvió para sacar a flote a los Timberwolves, señal de la fragilidad del equipo más joven de la temporada y con la peor defensa de la liga. En la segunda mitad intentó parar a Antetokounmpo con Naz Reid y KAT en la pista, los dos hombres más altos y corpulentos del equipo, pero fue inútil.

En un intento de acortar la distancia en el marcador, que llegó a ser de 29 puntos, los Wolves se lanzaron a un alocado carrusel de triples. En la primera mitad del partido, los Wolves intentaron 22 triples y anotaron 9, un 40,9 % de efectividad. En la segunda parte, los intentos aumentaron a 32 de los que fueron anotados 10, un 31 % de acierto.

Los Bucks aceptaron el reto y lanzaron 18 triples en la primera mitad, de los que anotaron 10 (55 %) y 24 en la segunda mitad, de los que metieron 10 (42 %).

Ante el derrotero que tomó el partido, el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, decidió dar descanso a Antetokounmpo, que jugó 29 minutos en total, 5 menos de lo que es habitual en él. EFE

20210224 https://www.diariolibre.com

Temas

Deportes

+ Leídas