Actividad económica en Brasil ya decepcionaba antes del impacto de COVID-19

Río de Janeiro, 26 mar (EFE).- La actividad económica en Brasil creció un ligero 0,24 % en enero frente a diciembre, la mitad de lo esperado por los economistas, con lo que ya venía decepcionando a los analistas antes de que fuera duramente impactada por la pandemia de la COVID-19, informó este jueves el Banco Central.

El llamado Índice de Actividad Económica (IBC-Br), un indicador que el Banco Central calcula para intentar prever el comportamiento del PIB, mostró que la mayor economía suramericana ya patinaba antes de que el impacto del coronavirus obligara al Gobierno a revisar sus proyecciones y pasar a esperar un estancamiento este año.

Según el indicador divulgado este jueves, la actividad económica (industria, comercio, agropecuaria y servicios) del gigante latinoamericano creció un 0,24 % en enero en la comparación con diciembre y un 0,69 % frente al mismo mes de 2019.

La previsión de los economistas para este indicador era que el IBC-Br registrara en enero un crecimiento del 0,4 % frente a diciembre y del 1,05 % en comparación con el mismo mes de 2019.

La actividad, sin embargo, registró una recuperación en enero, ya que en diciembre había sufrido una retracción del 0,38 % en comparación con noviembre.

El decepcionante resultado de diciembre y enero hizo con que la actividad económica de Brasil tan sólo registrase un crecimiento del 0,5 % en el trimestre entre noviembre de 2019 y enero de 2020 en la comparación con el período inmediatamente anterior (agosto-octubre).

Según el Banco Central, con el resultado del primer mes del año, la actividad económica en Brasil acumuló un crecimiento del 0,86 % en los últimos doce meses hasta enero frente al período entre febrero de 2018 y enero de 2019.

La variación acumulada en un año, por lo mismo, se ubicó muy por debajo del 1,1 % de crecimiento del PIB que Brasil registró en 2019.

El Banco Central, que este mismo jueves anunció que había reducido su proyección para el crecimiento de la economía de Brasil este año desde el 2,2 % inicialmente previsto hasta el 0,0 % calculado ahora, admitió que en su decisión tuvo en cuenta tanto los efectos del COVID-19 como el lento crecimiento que venía registrando la actividad económica antes de la crisis sanitaria.

El emisor siguió los pasos del propio Ministerio de Economía, que la semana pasada rebajó su previsión para el crecimiento del PIB brasileño en 2020 desde 2,10 % hasta 0,02 % para incluir los efectos de la paralización de actividades determinada por los gobiernos regionales para combatir el COVID-19, que incluyen paralización de fábricas y cierre de comercios.

Según las nuevas proyecciones del emisor, como consecuencia de la pandemia, el PIB brasileño sufrirá una caída acentuada en el segundo trimestre de 2020, seguida de una recuperación 'relevante' en los dos últimos trimestres del año, pero que será insuficiente para revertir los daños provocados por la pandemia.

El estancamiento previsto para 2020 interrumpirá la lenta recuperación que la economía brasileña venía registrado desde la histórica recesión que sufrió en 2015 y 2016, cuando su PIB se hundió cerca de siete puntos porcentuales.

La economía comenzó a recuperarse en 2017, con un crecimiento del 1,3 %, y esa lenta recuperación prosiguió en 2018 (1,3 %) y en 2019 (1,1 %).

El IBC-Br es un cálculo aproximado del PIB que el Banco Central utiliza para tomar decisiones sobre la política monetaria y que incluye informaciones sobre el nivel de actividad de la industria, el comercio, los servicios y la agropecuaria. EFE

20200326 https://www.diariolibre.com

+ Leídas