Activista salvadoreña pide justicia para mujer trans asesinada en Guatemala

San Salvador, 3 ago (EFE).- La activista salvadoreña Bianka Rodríguez exigió este lunes justicia para 'Joceline', una mujer trans asesinada en Guatemala y cuyo cuerpo fue encontrado en su vivienda el pasado 1 de agosto.

Rodríguez, presidenta de la Asociación Comunicando y Capacitando Trans (Comcavis-Trans), también se sumó al pronunciamiento y consternación de la de Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) por dicho crimen.

La activista señaló en sus redes sociales que la mujer trans identificada únicamente como Joceline había solicitado asilo en Guatemala tras huir de El Salvador por violencia y amenazas.

Rodríguez señaló que la falta de políticas públicas y legislación es una deuda del Estado, 'ya que no nos garantizan el tener una vida digna y plena, obligándonos a que muchas huyamos de nuestros países de origen'.

Por lo anterior, la presidenta de Comcavis-Trans hizo un llamado a las autoridades competentes de Guatemala para 'esclarecer el hecho' y solicitó al resto de los Gobiernos de los países de la región a 'buscar mecanismos que protejan a las personas LGBTI, en especial a las personas trans'.

Según ACNUR, el cuerpo de 'Joceline' fue encontrado el 1 de agosto en su domicilio en Ciudad de Guatemala.

Indicó que la mujer había huido de El Salvador en 2017 después de haber sufrido violencia por su identidad de género y la persecución de las maras (pandillas).

Dicha entidad también llamó a las autoridades guatemaltecas a investigar a fondo la muerte 'ante su compromiso de proteger a las personas de la comunidad LGBTI y a las personas que solicitan protección internacional en el país'.

'Expresamos nuestras condolencias a la familia y los seres queridos de esta mujer que intentaba reconstruir su vida en Guatemala luego de haber sido forzada a huir de su país por la violencia', dijo Giovanni Bassu, representante Regional del ACNUR para América Central y Cuba, de acuerdo con un comunicado emitido el domingo.

ACNUR señaló que la violencia y persecución continúan forzando a un creciente número de personas de Centroamérica a cruzar fronteras en busca de protección.

En 2019, más de 188.000 nuevas solicitudes de asilo fueron registradas por personas del Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras), huyendo del deterioro de las condiciones de seguridad y la violencia.

En total, unas 790.000 personas han huido dentro de sus países o a través de las fronteras en busca de protección. La región muestra algunas de las tasas más altas de violencia en el entorno doméstico, los feminicidios y la violencia sexual y de género, agregó. EFE

20200803 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas