Activistas denuncian detenciones en la India para intimidar a la disidencia

Patna (India), Sep 16 (EFE).- La detención de un antiguo líder estudiantil en la India por su presunta implicación en las violentas protestas que sacudieron Nueva Delhi el pasado febrero, ha despertado la indignación de activistas y defensores de derechos humanos que han alertado de las persecuciones y arrestos por motivos políticos que lleva a cabo el Gobierno para castigar la disidencia.

La polémica comenzó el pasado lunes, cuando Umar Khalid, un antiguo estudiante de la Universidad Jawaharlal Nehru (JNU) en Delhi, muy crítico con el Gobierno, fue arrestado bajo la acusación de haber sido un 'conspirador' en los choques comunales de febrero en la capital que dejaron más de cincuenta muertos.

Como respuesta a esta detención, reconocidos activistas y abogados denunciaron este miércoles en el Club de Prensa de la capital la presunta criminalización y silenciamiento de las voces disidentes por parte de la policía.

Subrayaron el supuesto intento de intimidar e infundir miedo arrestando a jóvenes, especialmente a los que protestan contra la controvertida Ley de Ciudadanía, promulgada por el Gobierno nacionalista hindú del primer ministro indio, Narendra Modi, y aprobada por el Parlamento indio en diciembre del año pasado, que acelera la obtención de la ciudadanía a inmigrantes procedentes de países vecinos pero excluye a los musulmanes.

Los más críticos se oponen a ella por considerarla discriminatoria, alegan que atenta contra la propia Constitución del país y temen que pueda usarse para perseguir a los musulmanes, especialmente al ser combinada con el Registro Nacional de Ciudadanos, que requiere la acreditación de ascendencia mediante documentos para poderse registrar como ciudadano indio.

'Nos hemos reunido aquí hoy para expresar nuestra angustia colectiva por el descaro con el que la policía de Delhi ha convertido la investigación sobre la violencia de febrero en una inquisición de las protestas contra la Ley de Ciudadanía', dijo a la prensa la periodista y activista Pamela Philipose.

Los activistas, entre ellos el prominente abogado Prashant Bhushan, criticaron también la 'falta de humanidad básica' mostrada por la policía.

DECENAS DE ARRESTOS

Y es que, en la actualidad, decenas de defensores de los derechos humanos, activistas y académicos se encuentran encarcelados por lo que los críticos han descrito como cargos de motivación política y la mayoría de ellos, incluido Khalid, han sido arrestados en virtud de la Ley (de prevención) de Actividades Ilícitas por su presunto papel en las revueltas contra la Ley de Ciudadanía.

Sin embargo, no se han producido arrestos entre los miembros del gobernante Bharatiya Janata (BJP), incluidos los legisladores Kapil Mishra y Anurag Thakur a los que se achacó haber incitado al odio y a la violencia durante las protestas y haber tildado a los disidentes de 'traidores' que deberían ser fusilados.

La organización internacional de derechos humanos Human Right Watch (HRW) acusó también en un comunicado al Gobierno indio de utilizar la maquinaria estatal y las severas leyes de sedición y terrorismo para reprimir a las voces críticas.

'Las autoridades indias parecen cada vez más decididas a perseguir sin fundamento a críticos que de manera pacífica se muestran en contra de las políticas gubernamentales', dijo la directora de HRW para el Sur de Asia, Meenakshi Ganguly.

'Al arrestar arbitrariamente a activistas honestos, el Gobierno no solo intenta silenciar la disidencia, sino que también envía un mensaje a sus partidarios de que tienen vía libre para cometer abusos contra las comunidades minoritarias', agregó. EFE

20200916 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas