Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
General

Ai Weiwei denuncia en Berlín que Occidente no quiere 'enfadar' a China

Berlín, 29 sep (EFE).- El artista y activista chino Ai Weiwei aseguró este martes que Occidente no quiere 'enfadar' a China en relación tanto con su gestión de la pandemia del coronavirus como por su comportamiento en materia de derechos humanos.

Los intereses comerciales y geoestratégicos desempeñan un papel esencial en esa actitud, aseguró Ai, quien resumió en la expresión 'el dinero es el que habla' lo que piensa sobre la actitud de Occidente cuando se trata de valorar las relaciones que tienen con su país de origen.

En Berlín para presentar su filme 'Coronation', un documental sobre el confinamiento en Wuhan que este martes se exhibe en el Bundestag (cámara baja del Parlamento alemán), Ai se mostró decepcionado por la actitud de las autoridades alemanas cuando se trata de abordar las violaciones de los derechos humanos de las que él acusa a su país.

'Creo que están esperando a que me envenenen para visitarme en un hospital', broméo Ai en una vídeoconferencia con corresponsales extranjeros en la capital alemana, en alusión al opositor ruso Alexéi Navalni, quien recibió tratamiento en un hospital berlinés por envenenamiento en Rusia.

A Navalni le visitó recientemente la canciller alemana, Angela Merkel, según se supo este lunes y Ai se refirió a la jefa del Ejecutivo germano, con quien dijo espera 'cada día' poder reunirse.

Aunque Ai señaló que no pretende ese encuentro en calidad de activista sino para hablar con ella desde un punto de vista personal, como alguien de quien elogia cómo se comportó en 2015 al decidir que Alemania debía acoger a cientos de miles de refugiados.

Ai no tuvo reparos en calificar de 'burócratas técnicos' y 'gente sin alma' a los funcionarios oficiales alemanes y aseguró que durante los años que ha residido en Berlín, donde trabaja esporádicamente, nunca se ha reunido con autoridades.

'No puedes tener una luna de miel con alguien en quien no confías', quiso resumir Ai en relación con cómo ve él el futuro de la actitud de Occidente hacia las autoridades de China, de cuyos dirigentes dijo que son 'muy astutos'.

'Si no puedes mirar a los ojos a tu rival, es que algo va mal', añadió el artista chino, quien criticó que ni Alemania ni Occidente en general vayan más allá de las críticas formales cuando se trata de denunciar la situación de los derechos humanos en China.

Preguntado por la situación en la excolonia británica de Hong Kong, donde en los últimos días fue detenido y posteriormente puesto en libertad el activista prodemocrático Joshua Wong, Ai respondió que Pekín tiene una agenda clara al respecto.

Manifestó que la clave es considerar a Hong Kong como 'un primer paso' en su estrategia a más largo plazo de obtener la 'liberación' de Taiwán, que Pekín aspira a integrar en su territorio según el modelo seguido con la excolonia británica.

En la presentación en la capital alemana de la película 'Coronation' tiene previsto participar a distancia el activista Wong, quien no obstante también iba a hablar con la prensa extranjera en Berlín y canceló su participación en el último momento.

EL PROPÓSITO DE 'CORONATION'

El propósito del filme, un documental sobre el confinamiento de Wuhan, donde surgió el coronavirus, es 'examinar el espectro político del control estatal chino desde el primero hasta el último día del encierro', según explica Ai en su sitio en internet.

El artista-activista dijo que antes de su exhibición en Berlín intentó que varios festivales internacionales -entre los que citó los de Venecia, Nueva York y Toronto- aceptaran incluirlo en sus programas y que finalmente lo rechazaron.

Aseguró que las plataformas Netflix y Amazon Prime tampoco aceptaron distribuir su filme y declaró que su presencia en festivales de cine es considerada como 'venenosa' para esos eventos.

Ai contó que comenzó a grabar entrevistas a distancia con personas que estaban en Wuhan cuando estaba en Roma participando en una producción de la ópera Turandot, que la Ópera de la capital italiana tenía previsto estrenar y que hubo de suspender por la expansión de la pandemia.

Desde allí empezó a entrevistar a ciudadanos de Wuhan, que son los protagonistas de un filme en el que se muestran además imágenes de la Unidades de Cuidados Intensivos y los hospitales temporales levantados en aquella ciudad al comienzo de la pandemia. EFE

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.