Al menos 3 millones de etíopes carecen de atención médica en Tigray, dice MSF

Nairobi, 13 ene (EFE).- Entre tres y cuatro millones de personas no tienen acceso a servicios médicos esenciales en la zona central de la región etíope de Tigray, como consecuencia del conflicto abierto que la enfrenta con el Gobierno federal de Etiopía desde el 4 de noviembre, informó hoy en un comunicado Médicos Sin Fronteras (MSF).

En varias localidades de la zona, la organización está dando apoyo a 'estructuras de salud que carecen de suministros esenciales como medicamentos, oxígeno y alimentos para los pacientes', señaló la organización.

Según el comunicado, en muchos lugares visitados por MSF 'el suministro eléctrico está cortado, el de agua no funciona, las redes de telecomunicaciones están caídas, los bancos cerrados y muchas personas tienen miedo de regresar a sus lugares de origen debido a la constante inseguridad'.

Desde que estallaron los enfrentamientos, unas 55.000 personas han cruzado a Sudán desde esta región, fronteriza con este país y Eritrea, pero muchas otras se han desplazado internamente en ciudades, pero también zonas remotas o atrapadas entre focos de violencia.

Alrededor de 2,3 millones de personas requieren asistencia humanitaria urgente en la región, según el último informe de la Agencia de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), de las cuales unas 950.000 eran ya refugiadas en la zona.

Aunque el Gobierno etíope firmó un acuerdo con la ONU el pasado 9 de diciembre, después de un mes de acceso prohibido a Tigray para los trabajadores humanitarios, éste 'sigue restringido debido a la violencia y obstáculos burocráticos', apuntó el informe de la OCHA.

El pasado 28 de noviembre, tras la toma militar de Mekele por tropas federales, el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, se apresuró a anunciar el final de la ofensiva armada contra esta región, extremo que la ONU niega.

Las autoridades regionales estiman al menos 90.000 personas desplazadas solo a causa del conflicto, desencadenado el pasado 4 de noviembre después de el Gobierno decidiera atacar al Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) -partido gobernante en la región- en represalia por un ataque de fuerzas tigriñas a una base del Ejército etíope en ese territorio. EFE

20210113 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas