Al menos 55 personas son secuestradas por rebeldes del LRA en la RD del Congo

Kinshasa, 22 may (EFE).- Al menos 55 personas, incluidos una veintena de niños, fueron secuestradas en el norte de la República Democrática del Congo (RDC) tras una incursión de rebeldes ugandeses del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en inglés), confirmaron este viernes a Efe fuentes de la sociedad civil.

La abducción tuvo lugar el pasado día 18 de mayo en la aldea de Mwiyala, en el territorio nororiental de Bondo y parte de la provincia de Bas Uele, y desde entonces solo 15 personas han sido liberadas.

'Ayer estos milicianos liberaron a 15 de las víctimas, incluidos solo tres niños', confirmó a Efe Antoine Gasi, activista de Bili, aldea localizada a unos 200 kilómetros de la capital de provincia de Bas Uele.

'Pedimos a las autoridades que refuercen la presencia militar y se esfuercen por encontrar a los niños todavía secuestrados. No es normal que los milicianos regresen y operen tan fácilmente', argumenta este activista.

Un feligrés de la provincia de Haut-Uele, avisado por el párroco de la iglesia San Cristo Rey en Bili, confirmó a Efe vía telefónica que los secuestros se están repitiendo en los últimos días.

'Esa mañana recibí un mensaje del párroco en Bas-Uele sobre la posibilidad de que 55 personas fueran asesinadas por la milicia LRA', relató el padre Ambroise, 'el número de niños secuestrados es significativo, la mayoría tiene unos ocho años'.

El LRA, en la actualidad muy poco activo, es un grupo paramilitar formado en 1987 que pretende instalar en Uganda un sistema de Gobierno fundamentado en los diez mandamientos bíblicos y el nacionalismo de la etnia acholi.

El grupo está liderado históricamente por Joseph Kony, un autodeclarado profeta que figura como uno de los criminales más buscados por Uganda y que sigue escondido en algún país vecino.

En diciembre de 2008 este grupo perpetró su peor ataque en la provincia de Haute-Hele, en el norte de RDC, en lo que se conoce como la 'Masacre de Navidad', cuando en un ataque coordinado a cinco localidades, esperó a que las familias estuvieran reunidas por Navidad para masacrarlas con hachas y machetes.

Los muertos de esa masacre oscilan entre los 189 calculados por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y los 620 estimados por Human Rights Watch (HRW).

Además, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) calcula que se secuestraron a 225 personas en ese ataque.EFE

20200522 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas