Asesina confesa de Gabriel asegura que planeaba suicidarse

  • Gabriel Cruz falleció el 12 de febrero del 2018 en Almería, España
  • Ana Julia Quezada dijo que no quería matar al menor por lo que pensó quitarse la vida tras el acto

En la mañana de este martes la acusada del asesinato del menor Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, se declaró inocente del hecho ocurrido el pasado 12 de febrero del 2018, durante su declaración en la audiencia de Almería.

El diario digital 20 Minutos publicó que Quezada, visiblemente afectada y con lágrimas en los ojos, ha afirmado que “dio muerte a Gabriel” pero que se trató “de un accidente”.

La asesina confesa agregó en su declaración que no tenía “inconvenientes” con la madre del menor, Patricia Ramírez, y dijo que tenía con ella una “buena relación”. Sin embargo, el medio digital 20 Minutos expone que mediante una conversación telefónica, la cual fue transmitida durante el juicio, se escuchó como Quezada insultaba a Ramírez.

La mujer añadió que ese día recogió a Gabriel en la escuela porque su expareja Ángel “tenía que ir a trabajar y a las ocho de la tarde lo llevaba el padre con su madre”, según estaba establecido en el régimen de visitas que el progenitor del niño tenía acordado con Ramírez.

Quezada confirmó que ese el día del homicidio esta “no quería matarlo” y solo “le tapó la boca para que se callara”. No obstante, esta usó la camiseta del menor para despistar a la Guardia Civil de España.

Un reportaje publicado por el periódico El país explicó que la dominicana dejo la camiseta del menor abandonada ya que “quería que la cogieran, porque no era capaz de decirlo con sus propias palabras”. “yo quería que me atraparan”, dijo. Sin embargo, esta anteriormente había declarado ante un juez instructor que lo hizo “porque quería darle esperanzas” al padre del menor.

Dicho medio también reveló que la intención de Quezada era suicidarse. “Dejar a Gabriel en el garaje, subir a casa y escribir dos cartas”, “una para Ángel y otra mi hija, explicándoles qué había pasado y pidiendo perdón”, asegura.

Dejaría a mi perra en la cocina con agua y comida y la puerta de la terraza abierta. Y coger todos los medicamentos que llevaba, tomármelos y echarme en el sofá”, agregó.

De acuerdo con la publicación del periódico El País, la defensa de Quezada se ha desviado por el hecho de que la acusada no avisó sobre la muerte del menor al decir: “Me quedé paralizada, toqué al niño, vi que no respiraba y me quedé bloqueada. No sabía que hacer”, explicó la asesina confesa.

Pese a esto, el abogado de la parte acusadora, Francisco Torres, hizo constar que Quezada no ha podido explicar la hemorragia cerebral masiva que aparecía en la autopsia del menor, si Gabriel le ayudó a bajar del coche la pala y el hacha, y si ella había intentado envenenar a Gabriel con antelación o descuartizar el cadáver.

La mujer aseguró que “solo quería que se callara, que me dejara de decir esas cosas”. “De lo demás no me acuerdo”.

Añadió: “Le puse la mano en el pecho y no respiraba. Estaba gritando negra, fea, tú no me mandes que no eres mi madre, quiero que mi madre se case con mi padre, no quiero que esté contigo, vete a tu país, y yo “estaba muy nerviosa, “solo quería que se callara, pero no quería matar al niño, simplemente le tapé la boca”.

La acusada hizo la declaración antes de romper en llanto, según el video de la audiencia publicado por el periódico 20 minutos.

Asimismo, expresó que se “quedó bloqueada” y se puso a “fumar como loca”, entonces vio una pala y “decidió hacer un agujero”.

De acuerdo con la grabación de la audiencia, la mujer oriunda de La Vega, en momentos estaba firme mientras declaraba y en otros rompía en llanto.

20190910 https://www.diariolibre.com

+ Leídas