Asesinados once civiles en supuesto ataque terrorista en el suroeste de Níger

Niamey, 14 sep (EFE).- Once civiles fueron asesinados en un ataque perpetrado este fin de semana por un grupo de supuestos terroristas en la localidad de Larbakoira, en la región de Tillabéri del suroeste de Níger, según informó hoy a Efe una fuente local.

El jefe del municipio vecino de Ansourou, Soumaila Larabou, explicó a Efe que el ataque se produjo en la aldea de Larbakoira, situada dentro de la localidad de Banibango, fronteriza con Mali.

'Antes, venían grandes grupos de personas armadas a bordo de varias de decenas de motos a perpetrar sus ataques, pero desde el comienzo de la temporada de lluvias y las actividades agrícolas, los atacantes actúan en pequeños grupos que vienen en menos motos y a menudo matan a los agricultores que encuentran en el campo', añadió.

Larabou calificó la situación actual en la zona de 'extremadamente preocupante' a causa de los recurrentes ataques que obligaron a varios habitantes a abandonar sus campos y sus cultivos ante el miedo de ser matados por esos asaltantes.

El presidente de Níger, Mohamed Bazoum, se desplazó entre el jueves y viernes pasados a la región de Tillabéri y prometió a los habitantes de la zona reforzar el dispositivo militar para garantizar su seguridad.

Al mismo tiempo, prometió rehabilitar las bases militares de Inatès, donde murieron 71 militares en diciembre de 2019, y de Chinagoder, que en enero de 2020 fue blanco de un ataque que causó 92 muertos. Las dos bases fueron abandonaros desde aquellos ataques terroristas.

En este sentido, Larabou subrayó la importancia de rehabilitar estas bases militares, 'que constituían una barrera de contención, ya que había menos ataques cuando estaban operativas'.

Las regiones nigerinas de Diffa, Tillabéri y Tahoua se han convertido en los últimos meses en escenario de incursiones terroristas permanentes, que suelen saldarse con un gran número de muertos militares y civiles.

Al menos 130 civiles, la mayoría de ellos agricultores, fueron asesinados en julio y agosto a sangre fría mientras trabajaban en sus campos en esas regiones del suroeste y sureste del país, las más afectadas por bandas yihadistas y mafias locales que buscan obligar a la población a abandonar sus tierras para aprovechar sus recursos naturales.

En los últimos años, en el país extienden su influencia dos grupos yihadistas, el Estado Islámico en el Gran Sahara y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM, por sus siglas en árabe), afiliado a la red terrorista Al Qaeda, además de la secta Boko Haram. EFE

oi/fzb/mt/si

20210914 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas