Bragg escribió himno deporte inglés que le rechazaron por no hablar de ganar

Madrid, 23 may (EFE).- El cantante y compositor Billy Bragg ha publicado este sábado en su canal de Youtube un himno del deporte inglés que le encargó la Asociación de Fútbol (FA) en 1999, un proyecto que fue descartado porque 'no hablaba de ganar', sino 'del respeto al juego limpio y del amor por el deporte'.

Bragg, autor de éxitos como 'Greetings to New Brunette', 'A New England' o 'Sexuality', desempolva ahora aquel tema inédito porque 'los dos problemas que se proponía abordar, la incapacidad de los ingleses de dotarse de un sentimiento de inclusión distinto de su identidad británica y la necesidad de hacer algo más que sentarse avergonzado cuando los matones gritan sus cantos racistas, están más vigentes que nunca'.

Bragg considera que, al contrario que escoceses y galeses, los ingleses no han logrado separar su identidad nacional de la identidad británica, 'con su legado de imperialismo'.'En ausencia de instituciones inglesas inclusivas, son nuestros equipos deportivos nacionales los que reflejen lo que somos hoy en día. Cada foto de equipo nos ofrece una instantánea de nuestra sociedad', según el músico.

Bragg recuerda que a finales del siglo XX 'los aficionados al fútbol ingleses eran conocidos por su violenta intolerancia'. Animada por el llamado Nuevo Laborismo, la FA quiso atajar este problema antes de la Eurocopa del año 2000 que se iba a jugar en Bélgica y los Países Bajos, con participación inglesa.

'Me invitaron a escribir una canción para ser tocada o cantada antes de los partidos de Inglaterra. No un nuevo himno nacional, sino una canción para subrayar las iniciativas tomadas por las autoridades futbolísticas para erradicar el racismo', reveló hoy Bragg.

Habían pasado cuatro años desde la canción 'Three Lions' compuesta por The Lightning Seeds para la anterior Eurocopa 'y la FA buscaba algo más que una canción pop, algo un poco más tradicional'.Bragg escribió tres temas, entre los cuales se eligió finalmente el que llamó 'Himno deportivo inglés nº 1'. Sobre la música de la marcha 'Pompa y Circunstancia nº 4' del compositor inglés Edward Elgar, Bragg escribió una letra que fue grabada en noviembre de 1999 por el Coro de Cámara de la Universidad de Kingston.Pero el tema no pasó la prueba. La FA hizo que lo escuchase un grupo elegido de aficionados para conocer su reacción, y esta no fue positiva.

'No les gustó. Su principal queja era que no hablaba de ganar', lamenta Bragg. 'Yo señalé que la canción buscaba evocar el ideal corintio. Sentía que el juego limpio y el amor por el deporte eran principios que valía la pena promover. Pero el grupo de discusión había emitido su veredicto y eso fue todo', añade.

Bragg recuerda que la persona encargada del proyecto le confesó que a ese mismo grupo tampoco le había gustado cuatro años antes la canción 'Three Lions'.

La letra escrita por Bragg habla de una 'tierra verde y agradable', a cuyo destino han dado forma 'la historia y la mano de la naturaleza' y que reclama a los aficionados que estén 'a la altura de sus exigencias'.

'¿Cuál será el costo si en la victoria se pierde el honor?', prosigue el himno. '¡Inglaterra de mi corazón! Haré lo que me toca, fiel a este objetivo: ¡Poner el alma y jugar el partido!'.'Mira a tu alrededor y observa quién apoya ahora a Inglaterra. Ella asume como propios a todos los que la llaman su casa. Valientes, justos, auténticos, pero Inglaterra espera un comportamiento merecedor de respeto. Desde esta tierra verde, para el equipo nacional va este viejo consejo: ¡poner el alma y jugar el partido!', concluye la letra del himno nunca publicado y desvelado ahora por Bragg. EFE.

20200523 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas