Casi un tercio de los infectados en Israel fue en sinagogas y yeshivás

Jerusalén, 25 mar (EFE).- La oración puede aportar a los creyentes gran consuelo pero, en estos momentos, acudir al templo comporta serios riesgos: casi un tercio de los infectados en Israel por coronavirus fueron contagiados en sinagogas y yeshivás (escuelas talmúdicas) según un reciente estudio.

El análisis epidemiológico de casi la mitad de los infectados en el país (2.030 hoy, con cinco fallecidos) demuestra que un 29 % se contagió en lugares de culto y escuelas religiosas judías, donde los fieles mantienen un contacto cercano, informó el diario Yediot Aharonot.

Después de las sinagogas (24 %), el mayor lugar de contagio fueron los hoteles (15 %), seguido de los restaurantes (12 %), tiendas de alimentación (7 %), otras tiendas (7 %), yeshivás (5 %), clínicas (5 %) y escuelas (3 %).

Las discotecas y centros comerciales, con un 2 %, parecen los lugares donde menos contagios se han registrado, según el informe del Centro de Información y Conocimiento para la Lucha contra el Coronavirus.

Israel hace un seguimiento de geolocalización por móvil de donde han estado los infectados, desde dos semanas antes de que fuesen diagnosticados, por lo que el análisis cuenta con información precisa. Sin embargo, las autoridades sanitarias indican que se han hecho muy pocos test, por lo que el número oficial de infectados estaría muy por debajo de la realidad y estos porcentajes podrían cambiar analizando la población real contagiada.

Según este estudio, un 48 % de los infectados tuvo fiebre y problemas respiratorios, un 25 % solo esto último, 19 % solo fiebre y el 8 % no tuvo ningún síntoma.

A pesar de las cifras de contagios y muertes, muy moderadas frente a las de Europa, EE.UU. y otros países, el primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, alertaba ayer de que, si no se contiene, la pandemia podría llegar a un millón de israelíes y matar a diez mil en las próximas semanas.

Por ello, el Gabinete aprobó anoche un plan de duras medidas para reducir aún más la actividad en el país y aumentar las restricciones de movimiento, que entrarán en vigor esta tarde.

Se prohíbe moverse a más de cien metros del domicilio -con la excepción de compras de alimentación o medicinas que estén más lejos-, solo se podrá salir para tareas básicas: la compra, la farmacia, ir al hospital o trabajar en servicios esenciales. También se veta salir a hacer deporte y pasear en grupos. Además, el transporte público quedará drásticamente reducido y, según algunos medios, podría incluso paralizarse a excepción de los taxis. EFE

20200325 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas