Condenada una activista argelina por ofensas al islam y al presidente

Argel, 4 may (EFE).- Un Tribunal de Argel sentenció este martes a un total de cuatro años de prisión a la activista y simpatizante del 'Hirak' (movimiento de protestas populares) Amira Bouraoui por injurias al presidente de la República y al islam, informó el Comité Nacional para la Liberación de los Detenidos (CNLD).

En una primera sentencia, la militante fue condenada a dos años de cárcel por los cargos de 'desacato a un funcionario en el ejercicio de sus funciones', 'injurias al Presidente de la República', 'difusión de información susceptible de constituir un delito' así como de 'atentar contra el orden público', explicó el Comité, unas acusaciones por las que la Fiscalía había solicitado una pena de tres años de cárcel y una multa de 300.000 dinares (1.870 euros).

En una segunda sentencia, Bouraoui fue considerada culpable de 'violar los preceptos del islam' por lo que deberá cumplir otros dos años de reclusión frente a los cinco que pedía la Fiscalía además de una multa de 50.000 dinares (311 euros).

Ginecóloga de profesión, fue la portavoz del movimiento contestatario 'Barakat (en dialecto argelino, basta) creado en 2014 contra el cuarto mandato del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika, que se mantuvo en el poder durante dos décadas pese a haber sufrido en 2013 un agudo derrame cerebral que limitó su capacidad.

Tras la salida del mandatario en abril de 2019, Bouraoui, de 44 años, se convirtió en una de las pioneras del Hirak, movimiento de protestas populares que reclaman la caída del régimen militar que domina Argelia desde la independencia de Francia en 1962.

Detenida en junio de 2020 en su domicilio de la capital argelina por agentes de policía en civil, la activista fue condenada a un año de cárcel por acusaciones similares y salió de forma provisional de la cárcel un mes más tarde en espera del juicio de apelación. Según el CNLD, al menos 65 personas continúan arrestados por delitos de opinión.

El Hirak, que retomó el pasado marzo las manifestaciones semanales cada martes y cada viernes tras un año de suspensión por las medidas sanitarias contra la Covid-19, considera que no se ha producido un verdadero cambio e insiste en demandar 'un Estado civil, no militar'.

Además, denuncia que el proceso de transición emprendido, que incluye las elecciones presidenciales del 12 de diciembre de 2019, que ganó el ex primer ministro Abdelmejid Tebboun -al que consideran un hombre del aparato- no son más que una 'mascarada'. EFE

20210504 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas