Condenan a cuatro opositores bielorrusos a seis años de cárcel por disturbios

Moscú, 4 may (EFE).- La Justicia bielorrusa condenó hoy a 6 y 6,5 años de cárcel a cuatro opositores por participar en disturbios masivos y planear la toma de edificios gubernamentales antes de las controvertidas elecciones presidenciales en agosto de 2020.

Según informó el Centro de Derechos Humanos Vesná, los cuatro activistas eran apoderados de Serguéi Tijanovski, el encarcelado aspirante a la Presidencia y marido de la actual líder opositora, Svetlana Tijanóvskaya.

'El juez les impuso todo lo que había pedido el fiscal', señala Vesná en su página web sobre el juicio que tuvo lugar en la ciudad de Gómel.

El que recibió la mayor pena, seis años y medio, fue Yuri Vlásov, al que también se le acusó de injuriar a agentes de la policía, mientras Dmitri Ivashkov y Alexandr Shabalin fueron sentenciados a seis años en una cárcel de máxima seguridad.

La cuarta condenada, Tatiana Kanévskaya, tendrá que pasar seis años en una prisión de mediana seguridad pese a que está a cargo de un menor discapacitado, según la fuente.

Los cuatro, que fueron detenidos antes de los comicios del 9 de agosto de 2020 por apoyar el registro de los candidatos independientes, nunca han reconocido su culpabilidad y consideran que los cargos penales presentados contra ellos están políticamente motivados.

Para corroborar la acusación, el Comité de Instrucción publicó un vídeo en el que la oposición supuestamente aborda la organización de violentos disturbios en Gomel, que incluirían el asalto a edificios públicos, algo que ésta ha negado rotundamente.

En los últimos meses, las autoridades de la llamada última dictadura de Europa aprobaron leyes que endurecen las penas en caso de participación y organización de manifestaciones no autorizadas.

El Gobierno ha detenido a más de 35.000 personas y condenado a cientos de ellas por participar en las protestas que estallaron tras las presidenciales, unas elecciones que fueron fraudulentas según la oposición y Occidente.

Lukashenko, en el poder desde 1994 y entonces reelegido con el 80 % de los votos, ha acusado a la oposición de querer tomar el poder por la fuerza con la ayuda de países vecinos como Polonia y potencias occidentales como Estados Unidos.

A principios de abril la oposición en el exilio propuso a Lukashenko abrir negociaciones sin condiciones previas para encontrar una solución a la crisis.

Entre otras cosas, proponía reformar el sistema político, celebrar elecciones nuevas y libres y establecer un mecanismo de diálogo para la reconciliación nacional, que incluya la liberación de los presos políticos.

Desde el estallido de la crisis, la oposición ha hecho varias ofertas de diálogo al régimen de Lukashenko mientras éste incluía a Tijanóvskaya y otro líder opositor, el exministro de Cultura Pável Latushko, en la lista de terroristas elaborada por el KGB bielorruso.

Recientemente, Lukashenko acusó a EEUU de preparar un golpe de Estado en la antigua república soviética que incluiría su asesinato y el de sus hijos, lo que fue corroborado por el jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

Por su parte, Latushko dijo en su momento a Efe de que antes de las elecciones presidenciales las autoridades bielorrusas temían que Rusia intentara deshacerse de Lukashenko, que tiene muchos enemigos en Moscú por su oposición a firmar con Rusia la Unión Estatal. EFE

20210504 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas