Crece la tensión en Esuatini con nuevas protestas estudiantiles prodemocracia

Johannesburgo, 14 oct (EFE).- El reino de Esuatini (antigua Suazilandia) atraviesa una nueva escalada de tensión sociopolítica debido a una ola de protestas de estudiantes y otros sectores que exigen reformas en la última monarquía absoluta de África, mientras organismos como la ONU llamaron hoy a las partes al diálogo.

Los manifestantes reclaman la puesta en libertad de dos parlamentarios críticos con el Gobierno del rey Mswati III -Mthandeni Dube y Mduduzi Bacede Mabuza-, que fueron arrestados el pasado julio bajo cargos de terrorismo, y también protestan por las pobres condiciones socioeconómicas y la falta de libertades democráticas en el país.

En el caso de los estudiantes -que son los que han vuelto a encabezar los movimientos de protesta-, se añaden reclamaciones como el derecho a una educación gratuita y de calidad, por lo que alumnos de todo el país han boicoteado clases y organizado protestas en las últimas semanas, que en ocasiones desembocaron en incidentes violentos como la destrucción de escuelas y material educativo.

Transcurridos algo más de tres meses desde el último gran estallido prodemocracia -que dejó varias decenas de muertos según las estimaciones de organizaciones como Amnistía Internacional, si bien nunca se dieron cifras oficiales definitivas-, el Ejecutivo suazi volvió a optar por responder con mano dura y esta semana desplegó unidades del Ejército para apoyar a la Policía.

En ese contexto, actores como la oficina de la ONU en la capital del país, Mbabane, y organizaciones como Save The Children llamaron hoy al diálogo y condenaron el impacto en los menores y en la educación de esta espiral de protestas y represión.

'Los estudiantes deben tener la garantía de que las escuelas son lugares seguros para el aprendizaje y el crecimiento', recalcó la oficina de la ONU en un comunicado en el que condenó con firmeza el despliegue de la policía y el ejército en los centros educativos.

También criticó 'el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad contra menores y civiles desarmados'.

Además de los estudiantes, también otros sectores están manifestando su descontento.

Ayer, miércoles lo hicieron los trabajadores de transporte, con paros y protestas en las principales ciudades del país que acabaron con un manifestante muerto por herida de bala, según informó hoy el medio local Times of Swaziland.

Estas protestas mantienen viva la llama del grave estallido social que atravesó el país entre junio y principios de julio pasado, considerado como uno de los episodios más graves de oposición al régimen de monarquía absoluta que impera en el país.

Esuatini, que se encuentra bajo el mando de Mswati III desde 1986, tiene una población eminentemente rural, que en un 60 % vive con recursos por debajo de la línea de la pobreza, según datos del Banco Mundial.

La situación social contrasta con la lujosa vida de la que gozan Mswati III y su extensa familia.

En abril de 2018, el propio monarca decidió cambiar la denominación oficial del país, sustituyendo el nombre en inglés de Swazilandia (Suazilandia) por Eswatini (Esuatini, en español), que en la lengua local significa 'el lugar de los suazi' (etnia mayoritaria).

Además de la falta de derechos y libertades a nivel político, el país afronta altos niveles de pobreza y una alta prevalencia de problemas sanitarios como la tuberculosis y el VIH. EFE

ngp/pa/fpa

20211014 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas