Cultura y transporte, las actividades más impactadas por pandemia en Brasil

Río de Janeiro, 16 sep (EFE).- Las actividades artísticas, el transporte de pasajeros y los servicios de alojamiento y alimentación han sido las áreas económicas más afectadas por la crisis del coronavirus en Brasil, informó este miércoles el Gobierno.

Los datos corresponden a un análisis efectuado por el Ministerio de Economía para orientar a las entidades financieras y ayudarlas a gestionar de una manera más efectiva los apoyos crediticios para los sectores más impactados, especialmente las pequeñas y medianas empresas, explicó la cartera en un comunicado.

Con base en la facturación de los sectores durante los seis meses que lleva la pandemia en el país, la cartera elaboró un listado que incluye más de una treintena de actividades y lo presentó por orden de afectación.

El ránking lo lideran las actividades artísticas creativas y de espectáculos, seguidas por el transporte de pasajeros -aéreo, ferroviario, intermunicipal y público- y los servicios de alojamiento y alimentación.

La producción y comercialización de vehículos y la fabricación de calzado y artículos de cuero también están entre las diez actividades más impactados por la COVID-19 en el gigante suramericano.

Brasil registró una retracción histórica del 9,7 % del PIB en el segundo trimestre del año y prácticamente cuadruplicó la caída que tuvo entre enero y marzo, cuando retrocedió un 2,5 %.

Esto llevó a que la economía brasileña entrara nuevamente en recesión, luego de tres años seguidos de lenta recuperación, tras la grave crisis que sufrió en 2015 y 2016, cuando el PIB se contrajo cerca de siete puntos porcentuales.

No obstante, la rápida recuperación de la economía en el país hace prever a los economistas y al Gobierno una retracción para este año, aunque histórica, cercana al 5 %.

Pese a ser el segundo país con más muertes por COVID-19 en el mundo, con unas 133.000 víctimas, y el tercero con más contagios, con cerca de 4,4 millones de casos, Brasil inició en mayo un rápido proceso de reactivación gradual de las actividades económicas.

La rápida desescalada de las medidas de distanciamiento social impuesta para combatir la COVID-19 permitió que la mayor economía de Sudamérica recuperara entre julio y agosto gran parte de lo que había perdido entre marzo y mayo.

Mientras el Gobierno es más optimista y prevé una caída del 4,7 % del PIB en 2020, los economistas estiman una retracción de 5,1 %.

En una nueva revisión de sus proyecciones económicas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) mejoró este miércoles las perspectivas para Brasil al señalar que el PIB se contraerá un 6,5 %, lo que supone una mejora de nueve décimas porcentuales. EFE

20200916 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas