De villa deportiva a centro contra el COVID-19 entre protestas en Bolivia

Cochabamba (Bolivia), 25 mar (EFE).- La villa deportiva de los últimos Juegos Suramericanos en Cochabamba (Bolivia) se ha convertido en un centro de aislamiento para bolivianos retornados de países vecinos, entre protestas de vecinos temerosos de que los contagien con el coronavirus.

Varios centenares de bolivianos que regresaron de países vecinos se enfrentan a la oposición de grupos que rechazaron este miércoles su aislamiento preventivo para evitar el coronavirus en dependencias estatales en la región de Cochabamba.

El Gobierno interino del país había habilitado la Villa Suramericana, un conjunto de edificios construidos para los XI Juegos Suramericanos de 2018, para que alrededor de 200 bolivianos provenientes del exterior ingresen en cuarentena.

La medida causó la protesta de vecinos que se opusieron a su llegada, aunque finalmente lograron instalarse en el lugar, mientras que más de medio centenar que llegó más tarde cumplirá una cuarentena domiciliaria.

QUEJAS Y TENSIONES

La habilitación de la Villa Suramericana causó fricciones con autoridades nacionales, mientras la Gobernación de Cochabamba arguyó que no hubo coordinación.

El sitio 'no reúne las condiciones necesarias', según manifestó la gobernadora cochabambina, Esther Soria, a medios bolivianos.

'Que llegue una brigada médica', declaró un hombre cubierto con tapabocas dentro del recinto habilitado para la cuarentena, desde detrás de un enrejado, según reportó el diario Los Tiempos de Cochabamba.

Esta persona está entre los primeros que fueron 'repatriados' y que ingresaron por la frontera con Chile, que lamentó que a su llegada hubiera policías y militares en vez de una 'brigada médica'.

Ante esto, el director de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud de Cochabamba, Arturo Quiñonez, señaló que había un grupo médico destinado pero que no pudo actuar por la resistencia de algunos grupos en el acceso.

VARIOS EN CUARENTENA DOMICILIARIA

Este miércoles llegaron a Cochabamba algunos buses con bolivianos que también regresaron del exterior y que se sometieron a controles médicos por el coronavirus, unos 74 según un reporte policial.

Una vez hecho su control médico se permitirá 'que se vayan a sus comunidades firmando un acta de compromiso para hacer el aislamiento o la cuarentena' en sus casas, precisó Quiñonez.

Este último grupo pasó entre dos y tres días en la población fronteriza de Pisiga antes de su ingreso al país y fue trasladado en buses hasta sus poblaciones de origen, según varios de ellos dijeron al momento de partir a los periodistas.

De acuerdo a la Dirección Nacional de Migración, entre 380 y 400 bolivianos regresan a diario por los distintos pasos limítrofes.

Un último reporte del Ministerio de Salud establece que en las últimas horas se reportaron cuatro nuevos casos de coronavirus en Bolivia, hasta un total de 32.

La presidenta interina, Jeanine Áñez, sostiene esta jornada en La Paz una reunión con su equipo de ministros, en la que no descartó la posibilidad de asumir medidas más drásticas que la cuarentena total que se aplica desde el pasado domingo. EFE

jaa-grb/lar/eat

20200325 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas