Desestimada la última demanda contra juez que investiga explosión de Beirut

Beirut, 14 oct (EFE).- El Tribunal Civil de Casación del Líbano desestimó este jueves una demanda presentada por dos parlamentarios sospechosos de negligencia contra el juez que investiga la explosión de agosto de 2020 en Beirut, lo que permitirá seguir con la pesquisa mientras tiene lugar una protesta violenta para pedir el despido del magistrado.

Este órgano de primera instancia 'rechazó la demanda presentada por los legisladores Ali Hassan Khalil y Ghazi Zaiter, en la que pedían el despido del investigador judicial a cargo de la explosión en el puerto de Beirut, el juez Tarek Bitar', informó a Efe una fuente judicial que pidió el anonimato.

El tribunal argumentó que carece de 'autoridad para considerar la petición', ya que Bitar no pertenece al órgano de Casación, explicó la fuente.

Las demandas de los también exministros Khalil y Zaiter, las últimas en una serie de intentos de apartar a Bitar del caso, fueron presentadas el pasado martes, coincidiendo con sendas convocatorias para ser interrogados por el juez, y obligaron a suspender la investigación de la tragedia por segunda vez en apenas dos semanas.

Ambos han sido acusados de obstruir la investigación para ganar tiempo, pues carecen de inmunidad hasta que dentro de unos días se celebre la próxima sesión ordinaria de la Cámara, la primera desde la votación de confianza al nuevo Gobierno.

La decisión del Tribunal de Casación fue anunciada mientras cientos de partidarios de la formación chií Amal, a la que pertenecen Khalil y Zaiter, y su aliado Hizbulá se manifiestan de forma violenta en las inmediaciones del Palacio de Justicia para pedir que Bitar sea relevado.

Está previsto que el Gabinete de Ministros libanés delibere hoy sobre el futuro de la investigación de la explosión, entre presuntas presiones de los partidos chiíes.

El predecesor de Bitar fue relevado a principios de año a petición de ex altos cargos sospechosos de negligencia en relación a la explosión, que causó más de 200 muertos, 6.500 heridos y una gran devastación en barrios enteros de la capital libanesa.

Los cientos de toneladas de nitrato de amonio que estallaron en Beirut llevaban años almacenadas en el puerto de la ciudad sin medidas de seguridad y líderes como el presidente libanés, Michel Aoun, y el entonces primer ministro, Hasan Diab, han reconocido que sabían de su existencia antes de la tragedia. EFE

amo-njd/ijm/ig

20211014 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas