El equipo de Washington enfrenta más reclamos de las porristas

Washington (EE.UU.), 17 oct (EFE).- El equipo de fútbol americano de Washington, en medio de otra temporada de malos resultados, y el propietario Daniel Snyder, enfrentan acusaciones alarmantes fuera del campo contra la organización.

Luego de que en julio, el Washington Post detalló una cultura tóxica de acoso sexual dentro de la organización, ha seguido publicando acusaciones condenatorias sobre el equipo de Snyder.

La más reciente entrega llegó el viernes, con nueva información que detalla los problemas en Washington.

El reporte se centra una vez más en el trato que la organización da a las animadoras.

El New York Times habló con varias de las ex porristas del equipo en 2018, detallando múltiples incidentes de conducta sexual inapropiada, acoso e intimidación. Desde entonces, más ex porristas y empleados del equipo se han presentado para discutir sus experiencias con la organización de Snyder.

Donald Wells, quien trabajó para Snyder como director del equipo de porristas de 1997 a 2009, detalló un momento en el que Snyder supuestamente lo amenazó.

'Es mejor que las mantengas delgados con grandes senos o te mataré', dice Wells que le dijo Snyder durante un evento de caridad en 2004.

Wells le dijo al Washington Post que se sintió incómodo enterarse de que Snyder supuestamente hizo que otro empleado del equipo le mostrara vídeos obscenos de una animadora.

Snyder ha negado las acusaciones y el club contrató a un abogado para investigar su cultura durante los años antes de que el Washington Post publicara su primera historia.

Bajo la dirección de Snyder, la organización supuestamente tenía un estricto código moral para las porristas que les prohibía participar en lo que el club consideraba videos de 'mal gusto' o salir con jugadores.

Las porristas no sólo se sentían a menudo violadas y acosadas por la organización, sino que el mal trato generalizado se extendía a sus horas de trabajo y salario.

Como se detalla en la historia, las porristas de Washington ganaban 75 dólares por cada juego en casa hasta hace cinco años, y las mujeres a menudo trabajaban en turnos de hasta 12 horas.

Las porristas también debían vender el calendario anual de trajes de baño del equipo, con una cuota establecida para al menos 50 calendarios.

En caso de que no alcanzaran esa cantidad, tendrían que pagar a la organización multimillonaria los calendarios no vendidos. Para algunas mujeres que ganan alrededor de 1.000 dólares al año con el equipo, tener que devolver cientos de dólares era aún más costoso.

Si bien Washington dio a las mujeres la opción de posar sin sostén o con pintura corporal para la sesión del calendario, supuestamente habría consecuencias si optaban por no hacerlo.

Una ex porrista dijo al Washington Post que no se le dio su participación en ningún mes en el calendario después de negarse a vestirse como le indicaba la organización.

La organización enviaría a las porristas para que sirvieran de entretenimiento para los patrocinadores corporativos e incluso supuestamente las enviaría a fiestas y hogares privados en yates. Además, la sesión del calendario se convirtió en una oportunidad de generación de ingresos, y los fanáticos pudieron potencialmente comprar acceso para ver la sesión de fotos en 2006-07.

Las partes interesadas minoritarias del equipo, Frederick Smith y Dwight Schar, supuestamente presionaron para que Snyder venda el equipo, pero la expectativa sigue siendo que continuará teniendo el control hasta que finalmente decida pasarlo a la familia. EFE

20201017 https://www.diariolibre.com

Temas

Deportes

+ Leídas