El Gobierno luso reformará ley de manifestaciones tras polémica sobre Rusia

Lisboa, 11 jun (EFE).- El Gobierno socialista de Portugal va a reformar la ley de manifestaciones después de la polémica desatada por el Ayuntamiento de Lisboa, que compartió con las autoridades rusas datos de activistas que organizaron una protesta por la liberación del opositor Alexéi Navalni.

El secretario general adjunto del Partido Socialista (PS), José Luís Carneiro, admitió hoy en declaraciones a periodistas en Oporto la 'gravedad' del asunto y señaló que se debe a una 'ley desactualizada' que puede llevar a errores de interpretación, por lo que el Ejecutivo la va a reformar.

'El PS entiende también que es una situación lamentable y que no se puede repetir en el futuro', aseguró.

La polémica saltó el miércoles, cuando los medios lusos Expresso y Observador desvelaron que el Ayuntamiento de Lisboa había compartido con las autoridades rusas nombres, direcciones y contactos de tres activistas que organizaron en enero una protesta junto a la Embajada rusa por la liberación de Navalni.

El alcalde de Lisboa, el también socialista Fernando Medina, pidió disculpas por un 'error lamentable' y explicó que se debió al 'funcionamiento burocrático' que se aplica a todas las manifestaciones, y que el Ayuntamiento cambió en abril sus protocolos internos para proteger datos sensibles.

La ley que el Gobierno quiere reformar data de agosto de 1974, apenas unos meses después de la Revolución de los Claveles, y prevé que se identifique a tres organizadores de cualquier manifestación.

Tras conocerse el caso de Rusia, el diario Público desveló que el Ayuntamiento lisboeta también compartió en 2019 datos de activistas pro-palestinos con la Embajada de Israel.

El mismo año se siguió un procedimiento similar con otros dos casos: se compartieron con China datos de los organizadores de una protesta en apoyo al Tibet y con las autoridades venezolanas de ciudadanos que convocaron una acción 'por el pueblo de Venezuela'.

ELECCIONES MUNICIPALES

La polémica ha surgido a escasos meses de las elecciones municipales, que se realizarán después del verano, todavía sin fecha exacta definida.

Partidos de un lado a otro del hemiciclo han criticado las acciones del Ayuntamiento de Lisboa y han pedido explicaciones.

Carlos Moedas, excomisario europeo y principal rival de Medina para la alcaldía de Lisboa -es candidato del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha)- pidió su dimisión y le acusó de ser 'cómplice' del presidente ruso, Vladimir Putin.

Por su parte, los socialistas acusan a la derecha de 'oportunismo político'.

La Comisión Nacional de Protección de Datos (CNPD) de Portugal ha abierto un proceso de investigación sobre lo ocurrido y los activistas cuyos datos fueron compartidos con las autoridades rusas anunciaron que llevarán el caso a la Justicia. EFE

20210611 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas