Escultor gallego Ferreiro Badía lleva el 'campo y las estrellas' a Nueva York

Cristina Magdaleno

Nueva York, 3 feb (EFE).- El escultor gallego Manuel Ferreiro Badía ha expuesto este lunes en Finn Square, Nueva York, su obra 'Compostela, un estudio fractal de la concha', inspirada en la vieira de los peregrinos del camino de Santiago y en el 'campo y las estrellas' de los que deriva el nombre de Compostela.

En una entrevista a Efe, Ferreiro, nacido en A Coruña en 1944, explica que su escultura es una interpretación 'del campo donde apareció el sepulcro del apóstol Santiago y las estrellas' y está realizada en acero inoxidable 316, un material 'preparado para la intemperie por su aguante a la oxidación'.

Cortada con láser, plegada y soldada, 'Compostela' es, según explica Ferreiro, una pieza 'ambulante', que evoca con juegos geométricos el caparazón del molusco, y que ya ha estado en el valle de Napa (California), en Australia y, 'por supuesto', en La Coruña.

La pieza forma parte del programa artístico 'Art in the Parks Program' que organiza el ayuntamiento de Nueva York en un proyecto que lleva 53 años y en el que han participado importantes autores como Robert Indiana, Christo o Louise Nevelson y españoles de la talla de Miquel Barceló, Manuel Valdés, Francisco Leiro o Juan Muñoz.

Ferreiro confiesa que 'aunque cualquier motivo puede ser fuente de inspiración', lo que suele inspirar su arte es casi siempre la naturaleza, 'que es la que da todos los motivos' y todos los elementos que derivan de ella.

'Puede ser una sombra, un cuerpo de una mujer, un hombre, un animal, un árbol... cualquier cosa puede ser motivo de inspiración', expresa Ferreiro, quien asegura además que a menudo, mientras está inmerso en un trabajo, le llega la inspiración para el siguiente.

'Muchas veces cuando estás haciendo una obra, parte de esa obra te sugiere la siguiente. No la dejas, la terminas, pero algo ha ocurrido durante esa fase y creo que siempre es un proceso de observación de la naturaleza', reflexiona el artista.

Añade que hasta 'la más total de las abstracciones' tiene también a su juicio ese 'componente natural' que tanto le atrae.

Con respecto a los materiales que prefiere para trabajar, Ferreiro destaca el uso del bronce y la piedra y expone que aunque siempre realiza un modelado previo, la mayoría de sus trabajos acaban realizándose en esos materiales.

Además, Ferreiro ha aprovechado el viaje a Nueva York para recoger el premio John Cavanaugh de la National Sculpture Society, la asociación de escultores más antigua de Estados Unidos, por su pieza 'Dance', realizada en piedra diorita que representa la anatomía de una mujer, y que fue escogida entre medio millar de obras.

Sobre el recibimiento de su arte en las ciudades en las que expone, opina que sí puede percibir cómo se recibe su arte de manera distinta según el sitio que visite.

Para Ferreiro, los sajones y los nórdicos, especialmente en Dinamarca, reciben 'muy bien' su obra, de forma más cálida porque 'en general aprecian mucho más el arte', y comenta que en España también 'aunque de otra forma'.

Asimismo, el artista gallego explica que empezó en el arte con 15 años, aunque con otra disciplina entre manos: la pintura.

Sin embargo, la abandonó pronto y se pasó a la escultura 'definitivamente' en lo que denomina un 'cambio lógico' porque le interesa mucho más el dibujo que el color.

'El dibujo te lleva siempre a la escultura, donde ves perfiles, rayas...', reflexiona Ferrero, quien conecta ese interés por ligar el dibujo y la escultura con una pasión que también le ha acompañado en buena parte de su carrera como artista: la medallística.

Según Ferreiro, que asegura que no quiere dejar esa faceta, trabajar la medalla representa 'lo pictórico en lo escultórico' y confiesa que le gusta mucho, especialmente cuando le hacen encargos. EFE

20200203 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas