Estudiantes protestan en Atenas contra ley que endurece la vida universitaria

Atenas, 14 ene (EFE).- Centenares de estudiantes se manifestaron este jueves en el centro de la capital griega para protestar contra un borrador de ley que pretende imponer una disciplina de hierro con patrullas policiales en las universidades del país y modificar las reglas de admisión a ellas.

A pesar del confinamiento en vigor para impedir la propagación de la covid-19, alrededor de 400 estudiantes participaron en la protesta ante el edificio central de la Universidad de Atenas, todos con mascarillas y respetando el distanciamiento físico.

El único momento de tensión se vivió cuando intentaron comenzar una marcha y la policía los contuvo con gases lacrimógenos.

'Luchamos contra la instauración de un clima de terror y la restricción del acceso a la universidad con el cambio de las reglas de admisión', contó a Efe Fivos, estudiante de Filosofía en la Universidad de Atenas.

El borrador prevé la creación de una Policía Universitaria que dependerá del Ministerio de Protección Ciudadana y patrullará 24 horas al día en todos los espacios universitarios.

Para ello serán contratados mil agentes de Policía, que tomarán cargo inicialmente en las cinco mayores universidades del país: las de Atenas, Salónica y Patras, así como la Universidad Politécnica y la Universidad Económica de Atenas.

Será la primera vez desde la caída de la dictadura de los coroneles, en 1974, en que haya presencial policial permanente en los campus universitarios griegos.

Además, está prevista la instalación de cámaras de vigilancia en todos los espacios universitarios.

El borrador prevé asimismo la instauración de comisiones disciplinarias, que impondrán sanciones -que puedan llegar a la expulsión definitiva- a los estudiantes que cometan infracciones durante los exámenes, participen en protestas dentro de los campus u ocupen facultades.

A pesar de que las universidades que no apliquen la ley podrán recibir una evaluación negativa que afectará a su financiación, la mayoría de rectores universitarios han expresado su desacuerdo con esta política de mano férrea contra los movimientos estudiantiles.

Además, se introducirá la nota mínima de acceso, que cada facultad establecerá según considere adecuada.

Hasta ahora sólo está determinado el número de admisiones que puede aceptar cada facultad, lo que lleva a notas de acceso altísimas para unas con mucha demanda -por ejemplo los estudios técnicos, Medicina o Derecho- y muy bajas para otras con más plazas.

Según los críticos, este sistema restringirá el acceso a la universidad y conducirá al cierre de algunas facultades que, a pesar de tener menor demanda, ofrecen una salida segura al mercado laboral, como por los estudios en acuicultura, un sector muy dinámico de la economía griega. EFE

20210114 https://www.diariolibre.com

Temas

Ciencia

+ Leídas